ATERRIZAJES

El pensamiento único de Andrés

Por Adán Echeverría
martes, 20 de julio de 2021 · 00:14

Ningún partido político puede conducir un gran movimiento revolucionario a

la victoria si no posee una teoría revolucionaria, un conocimiento de la historia y

una comprensión profunda del movimiento práctico.

- Mao Tse Tung.
¿Cuál es el pensamiento único de Andrés? El de candidato eterno. Por eso no hay ningún programa de gobierno, no hay victoria, ni teoría revolucionaria, ni conocimiento de la historia ni una comprensión profunda de nada. Más de dos años después de tomar el poder como presidente ha sido incapaz de conducir el país hacia ningún sitio, mucho menos uno que pretende ser progreso. Su coqueteo inaudito con la Venezuela de Maduro, su apoyo irrestricto a la dictadura cubana, el querer ser mascota de Putin e incluso ofrecer al pueblo mexicano como conejillo de Indias para los estudios de la vacuna Sputnik, y ahora mismo, su recién cacareada apertura hacia Corea del Norte no es un afán de ser del bloque comunista, sino apenas un querer decirle a Estados Unidos: “¡Hey, you!, mira, tengo quien me defienda, si intentas removerme del cargo por las malas”.

Andrés no es de izquierda, no es del pueblo, no es comunista. Vaya, por Belcebú, nombró a su partido Morena, utilizando el cariño del pueblo de México por la Virgen Morena, Santa María de Guadalupe. Y no lo hace por ser creyente de la Virgen, sino para meterse al inconsciente del pueblo que cree en ella, pues siempre se ha aprovechado de ese pueblo.

Tirano al fin, ha construido ese pensamiento único de candidato eterno. Ese pensamiento lo lleva, como a todos los tiranos, exclusivamente a hablar de enemigos, a sembrar odio entre sus seguidores engañados y aquellos que no acepten someterse. Por ello necesita rodearse de narcotraficantes, de políticos corruptos, de violadores, empresarios explotadores, personajes que le reditúen dinero.

Ese pensamiento único es similar al de Hitler, Stalin, al de Castro, al de Chávez, al de Maduro, al de Daniel Ortega. No queda tiempo para nada más. No se puede hablar de economía, sino de dinero para campañas, para desprestigio, para contener enemigos. No hay tiempo para ciencia, ni para educación si ésta no camina en construir el tema de enemigos contra su persona; y como su pensamiento único es que todos quieren acabarlo, pide y paga por que se eduque a sus bases en ese sentido. Todos sus discursos, todos sus actos, todos sus días, todos sus aduladores solamente están dedicados a mantener el mismo pensamiento: ser el Candidato Eterno.

Ese candidato que fue derrotado por Madrazo cuando militaba en el Pri, que fue ignorado y ninguneado por Cárdenas, por Salinas; ese candidato que fue robado por Calderón. Que fue vapuleado por Enrique Peña Nieto en el 2012. Herida tras herida, fracaso tras fracaso, le llevaron a irse quitando lastres tras lastre los buenos deseos que alguna vez tuviera, y concentrarse en ese pensamiento único ser el Candidato Eterno, el Candidato Único, aun ganando la elección cueste lo que cueste, rodeándose de quien ponga el dinero: los Ackerman-Sandoval desde el sindicato de la UNAM y desde La Jornada, los que no eran tomados en cuenta en el PT, PRD, el mismo PRI, no importa el partido; acordando con los narcos, con los empresarios explotadores como Slim o Salinas Pliego, no importa. Todo aquel que financiara su campaña, que le diera dinero sin reserva recibiría carretadas de dinero al llegar al poder. Dos años de pagar favores con nuestro dinero.

Hoy el Pri está muerto en México. Coahuila, Oaxaca, Estado de México, sus únicos bastiones, serán gobernados por Morena para las siguientes elecciones. Pero son los mismos políticos con nuevo uniforme. El PAN acusando comunismo, evidencia apenas el miedo del que Andrés se burla: perder las carretadas de dinero que sacaban del gobierno. Los gobiernos de Fox y Calderón fueron tan nefastos, que Andrés seguirá sacando raja, pues abona a su pensamiento único: enemigos perfectos que acusar frente al pueblo de México.

Hoy, El fin de la Historia, aquel libelo de Francis Fukuyama financiado por la CIA demuestra que al final no resultó ser como lo había expuesto. El comunismo jamás murió, mutó en absolutismo: y China se volvió potencia mundial, Irán es potencia, Rusia es potencia. Apenas Latinoamérica sigue volviéndose carne de proletariado, carne para explotar como los ciudadanos de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Argentina y México; donde las violaciones de los derechos humanos no dejan de crecer.

La tiranía y la explotación de los pueblos, la privación de sus libertades ha terminado por volver cíclicamente. El absolutismo es lo que al parecer crecerá. Y México, el México de Andrés, cuyo pensamiento único de candidato eterno comenzará a cercarnos cada día más, hasta perder poco a poco nuestras libertades.

Mientras podamos, no dejemos jamás de decir lo que pensamos.
 

Comentarios