LA VERDAD SEA DICHA

¡El Gaaas!

Por Guillermo Hurtado Aviña
miércoles, 21 de julio de 2021 · 00:00

Este gobierno federal se ha caracterizado por echarle la culpa de todos los males a los gobiernos anteriores, o lo que es lo mismo, si ahora las cosas van mal, como sí van, este gobierno no tiene la culpa; si ahora hay infinidad de homicidios dolosos, es porque la matazón empezó en sexenios anteriores, etc. etc.

Cuando este gobierno fue oposición, hicieron un escándalo porque el gas y la gasolina habían subido sus precios. Cuando le tocó a la gasolina aumentar su precio, los opositores gritaron enardecidos “gasolinazo”, la economía se va a venir abajo, este gobierno está en contra de los mexicanos, y no recuerdo si también dijeron que ese aumento escandaloso significaba traición a la patria.

Al empezar este gobierno, su titular prometió que esos aumentos desorbitados del gas y de la gasolina jamás se volverían a dar, que la economía mexicana se robustecería, y que todos los mexicanos seriamos FELICES, FELICES, FELICES.

Pero, como lo vamos a ver, nuestro querido y admirado presidente, de nueva cuenta engañó a todos los mexicanos.

Sí, el 2 de febrero de 2019 el tanque de gas de 45 kilos, tenía un precio de novecientos sesenta y un pesos; el 26 de septiembre de 2000, su costo era de dos mil ocho pesos 34 centavos; el 4 de febrero de 2000 costó el tanque mil novecientos noventa y nueve pesos; el 15 de julio de 2021, quien compró un tanque de gas, tuvo que apoquinar mil doscientos cuarenta y ocho pesos.

Seguramente está claro para todos, no solo para los güeros y negros, sino también para los morenos, que nuestra situación económica va de mal en peor, y que nuestro amado presidente ha quebrantado su lema de no mentir y no traicionar. Mintió cuando dijo no subiría el precio del gas ni el de la gasolina…y sí ha subido, y traicionó nuestra confianza al no cumplir con lo prometido.

Para tratar de salir del trance, el gobierno ha ideado la construcción de una empresa que se dedique a comercializar el gas doméstico, buscando con ello lograr que el gas llegue a los pobres a un costo menor, empresa que estará a cargo de PEMEX, pero no son pocos los que creen que esa idea (no ha faltado quien la considere una nueva puntada) solo sirva para hacer más grande el boquete que ya existe en nuestro país.

Gente conocedora en cuestiones empresariales y financieras, afirman que esa idea del gobierno es incosteable, y lo explican así.

El gas que adquiera la nueva empresa de gobierno, va a tener un precio igual al que pagan los empresarios privados, se tendrá que comprar equipo indispensable para cumplir con su propósito, es decir, distribuir el producto en todo el país, y por si todo eso fuera poco, siendo PEMEX quien se hará cargo de esa empresa de gobierno, es obvio que los trabajadores pertenecerán a esa empresa, trabajadores que es de muchos conocido, tienen sueldo y prestaciones muy altas que difícilmente, por no decir imposible, podrán pagarse, lo que significa que si con todos esos costos de inversión, no logran salir adelante, es seguro que van endeudar a PEMEX que ya está quebrado, o se verán obligados a seguir comprometiendo las finanzas del país, acercándose con ello a una devaluación que ya se ve venir.

Creo que es tiempo de decirle, ¡NO NOS DEFIENDAS, PRESIDENTE!
 

Comentarios