MUJER Y PODER

Juegos Olímpicos Tokio 2020: Un Mensaje de Esperanza a la Humanidad

Por *Natalia Vidales de Bitterlin
sábado, 31 de julio de 2021 · 00:00

La inauguración de las Olimpiadas de Tokio 2020 -el pasado 23 de julio- fue en extremo significativa, sobre todo por las singulares condiciones en que se llevó a cabo este extraordinario evento.

Pese a que la ceremonia tuvo lugar en un estadio casi vacío por la Pandemia -con excepción de unos cuantos asientos ocupados por mandatarios y personalidades especiales- las emociones estuvieron a flor de piel, no solo entre los jóvenes participantes que desfilaron orgullosos portando su uniforme y ondeando su bandera, sino también entre quienes a través de la televisión pudimos integrarnos al sentir de estos atletas que enviaron hoy más que nunca al mundo entero un mensaje de paz y amor, en esta época tan caótica que nos toca vivir por la enfermedad y muerte que ha causado el Covid 19..

Ver a los sonrientes deportistas caminar por el Estadio Olímpico de Tokio saludando a las cámaras -y no como antaño a miles de espectadores vitoreándolos desde las butacas- fue algo por demás impactante.

Nos pareció que cada uno de ellos se dirigía a la Humanidad para decirle que la vida sigue y es bella; que no hay que perder la esperanza en el surgimiento de una mejor sociedad, ante tanto deterioro y degradación: “Aquí estamos y como nosotros hay otros jóvenes que practican el estudio y dan su tiempo para el dominio de alguna disciplina; jóvenes que vivimos y nos divertimos sanamente, con la realización de sacrificios para lograr objetivos sublimes¨, parecían decir.

Sus rostros frescos, su energía, su entusiasmo y la pasión de la juventud se reflejaba en ellos mostrando que el futuro puede, y debe, ser mejor.. Y sí, ahí está una juventud sana, comprometida, disciplinada, que ha invertido horas, días, meses, años de entrenamiento para poder llegar a ese sitio: a los juegos deportivos más importantes del mundo. No los detuvo la Pandemia, ni dieron cabida -ni en su cuerpo, ni en su mente, ni en su espíritu- al pesimismo; continuaron con sus prácticas con la vista puesta en las Olimpiadas. No se desviaron del objetivo y tal vez por ello la satisfacción en sus semblantes era notoria.

Algunos, casi niños, saboreaban el éxito por el solo hecho de estar ahí presentes….entre los mejores valores del mundo. ¡Lo habían logrado!

Los japoneses presumieron su tecnología, su disciplina y su dedicación con el espectáculo de luz, sonido y sincronía que mostraron. La perfección puede lograrse y ellos nos dieron la mejor muestra.

Los Juegos Olímpicos terminarán esta semana y quien se lleve los trofeos tendrá un premio extra, claro, pero… ¡todos ganaron ya!. Y con ellos todos los espectadores del mundo.

Contribuyeron a sanar cuerpos, corazones y mentes en millones de personas de todas las nacionalidades que hemos seguido, extasiadas, sus hazañas, recibiendo su gran mensaje de esperanza.

Como vimos y sentimos, no todo está perdido.
Estos jóvenes entusiastas y talentosos nos han regresado el optimismo que creíamos haber perdido, pero que solo estaba por ahí tal vez esperando un evento como este para resurgir.

Enhorabuena por ello.
*Directora de la Revista Mujer y Poder. Periodista sonorense desde hace 40 años.

Comentarios: mujerypoder05@yahoo.com.mx  WhatsApp 6621 441440.

 

Comentarios