DESDE LA NOTARÍA

¿Por qué la función notarial es tan importante en nuestra sociedad?

Por Diego Monsiváis Franco*
miércoles, 4 de agosto de 2021 · 00:00

Normalmente la gente no se hace esta pregunta, porque lo primero que piensa al hablar del Notario es del documento que le elaborará, a prueba de todo. La gente sabe que un documento notarial la protege de “chuecuras” que otros quieren hacer.

La respuesta técnica es muy sencilla: Porque nuestro sistema mexicano estableció como uno de sus pilares los documentos públicos que, entre otras autoridades, elabora el Notario.

Por eso, la figura del Notario se levanta en la sociedad como una persona importante para la seguridad de sus documentos y para su vida legal. Es su escudo para evitar la corrupción que otros pretendan hacer en sus propios bienes.

De ahí la importancia de la figura Notarial, pero con una anotación previa.

Dada esta importancia, el Notario debe prepararse para estar en posibilidad de dar la mayor certeza a los documentos que elabora. De ahí que la Ley del Notariado le exija una preparación adicional a su carrera de Licenciado en Derecho, esa especialidad en Derecho Notarial. Y esta especialidad se logra con base en estudios adicionales (Diplomados, Maestrías y Doctorados), que deben obtenerse para lograr esta capacidad en la práctica del ejercicio Notarial, misma que se ve reforzada con la práctica mínima de un año que la Ley exige que quien desea ser Notario practique con un Notario ya en funciones.

Los conocimientos de las Leyes que el Notario requiere en su preparación incluyen el propio derecho Notarial, el derecho Civil, el Derecho Agrario, el Derecho Fiscal y leyes relacionadas (como la Ley del Lavado de Dinero), entre otras.

De ahí la defensa que los Notarios oponen férreamente a los nombrados por “dedazo” del Gobernador en turno, pues quienes no tienen estos estudios y esta práctica, difícilmente podrán elaborar documentos a toda prueba de deshonestidad ni dar la seguridad jurídica que se necesita.

No se trata, pues, como algunos malintencionados lo dicen, que el Notario es una persona que sólo firma, amparado por su Fe Pública. Todos los documentos, incluso los más sencillos tienen que reunir determinados requisitos para que sean válidos, y si no se reúnen, el documento será o inválido o insuficiente para probar lo que pretende.

El Notario, además, asesora a la gente que necesita el servicio; define el documento más idóneo para lograr lo que busca y explica a la gente de lo que se trata y de los requisitos legales que deben reunirse para lograr el mejor documento que satisfaga sus necesidades de tipo legal.

Hay muchísimos documentos que la gente necesita, pero que no tiene idea de qué se tratan; cómo se hacen; qué pruebas o documentos previos se requieren para que el Notario pueda elaborar el documento que necesitan. Todo lo cual hace el Notario para ese propósito.

Por ejemplo, los testamentos: La gente sabe que un testamento es el documento en que el interesado manifiesta –sin lugar a dudas- quién o quiénes serán sus herederos. Pero para que eso tenga lugar, deben expresarse toda la información requerida, de tal forma que objetivamente se pueda llegar a la conclusión de quiénes son esas personas: si son sus hijos, si son sus hermanos, si son sus amigos, etc. Quiénes fueron sus padres, quién su esposa o esposo, cuántos hijos tuvo y con quién, etc., pues esto coloca a cualquier persona que lea este testamento en la realidad de la vida y la muerte de la personas que hizo su testamento.

No se diga en las compraventas, en que es necesario, primeramente, demostrar que quien pretende vender es, efectivamente el dueño. Que tiene la capacidad legal y la libertad para vender. Los documentos con los que pretende acreditar su propiedad, pues no todos los documentos son aptos para demostrarla. La información mínima del comprador. El precio a que pretenden vender y el precio que el avalúo marca, etc.

Falta mucho por decir, pero se nos acabó el espacio, por lo que continuaremos la próxima semana, llevando la Notaría a sus hogares.

*Titular de la Notaría Pública Número 5 de Ensenada

diegomonsivais@notaria5ensenada.com

 

Comentarios