BAÚL DE MANÍAS

Sapiens o no Sapiens

Por: Ma. Cristina Álvarez-Astorga
martes, 14 de septiembre de 2021 · 02:03

Usted y yo ya sabíamos, mucho antes de que nos lo dijera mi novio Yuval) que los sentimientos no son una cualidad espiritual exclusivamente humana. (Cita requerida: Yuval Noah Harari es un historiador y escritor israelí, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Entre sus obras se encuentran “Sapiens: De animales a dioses”, “Homo Deus: Breve historia del mañana” y “21 lecciones para el siglo XXI”).

De acuerdo con mi novio Yuval, los sentimientos no son más que algoritmos bioquímicos. En otras palabras, son mecanismos bioquímicos que todos los mamíferos y aves utilizan para tomar decisiones mediante el cálculo rápido de las probabilidades de supervivencia y reproducción.

Aquí podría yo poner el bonito ejemplo de un babuino en la sabana tratando de decidir si se arriesga a ir por un racimo de plátanos a pesar de que un león está vigilando en una roca cercana… Basta observar el lenguaje corporal del babuino para darnos cuenta de que un par de sentimientos luchan por decidir su destino inmediato.

Y, buenooooo, hablando de los sentimientos, dejo de pensar en el babuino (ojalá no se lo coma el león) y mejor me pongo a pensar en Bach, por aquello de que “la música de Bach mueve cortinas”. Digo, si mueve cortinas, ¿qué no moverá?

La cita (de memoria, manque usted no lo crea) es de un poema de Jaime Sabines: “La música de Bach mueve cortinas en la mañana triste, y un viento con amores se desliza en las calles y en los corazones. Nadie sabe por qué pero se alegran las sombras y los hombres”.

Entonces yo (que soy babyboomer y ni modo de ocultarlo) pienso que ahí donde el poeta dice “los hombres”, está diciendo – perdón por el gerundio, pero suena más enfático – “la humanidad”. Luego me pregunto (no porque venga a cuento, sino por todo lo contrario) ¿de qué manera o cómo carambas aumentan (o disminuyen) mis probabilidades de supervivencia y reproducción si me pongo a oír las Two & Three Part Inventions del maestro Bach con el adorable tarareador Glenn Gould?
https://www.youtube.com/watch?v=cTU5UPhOVtI .


Con la novedad de que mientras escuchaba yo esta maravilla me fue perfectamente posible escribir 337 palabras de corrido y sin tropiezo, arropada en el abrazo calientito de la música de Bach, que, como ya dije arribita, si mueve cortinas, ¿qué no moverá?...

Las Invenciones a dos y tres voces, son una colección de treinta breves composiciones para teclado de Papá Bach. Las compuso originalmente como ejercicios para enriquecer la educación musical de sus alumnos, no para mover cortinas ni mucho menos sentimientos.

En ellas, explota todos los procedimientos técnicos que conoce, como la fuga y el canon. Asimismo, utiliza formas de escritura que recurren al cromatismo, los pedales armónicos, los principios del bajo continuo y las diversas formas de ornamentar un tema.

En sus propias palabras, son una “Honesta guía que enseñará a los que aman el clavecín, y especialmente a aquellos que desean instruirse en él, un método sencillo para llegar a tocar limpiamente a dos voces y, después de haber progresado, ejecutar correctamente las tres partes obligadas. A su vez, aprenderán no sólo a crear nuevas ideas sino también cómo desarrollarlas; y sobre todo, a conseguir un estilo cantábile mientras obtienen una buena muestra de composición”. Guau. Al buen entendedor, pocas palabras. Las compuso en Cöthen, en 1717. O sea, el jovenazo tenía apenas 32 añitos.

Y abur.

bauldemanias@hotmail.com

 

Comentarios