COYUNTURA

Cuando la celebración de la Independencia de México se transformó en propaganda y mini cumbre de la 4T y sus amigos dictadores

Por: Eloísa Talavera*
martes, 21 de septiembre de 2021 · 01:23


La celebración del grito de independencia en tiempos de la 4T dejó de se una conmemoración de la independencia de México y se convirtió en un acto de propaganda política partidista. Y es que la oportunidad era redonda, pues se juntaron las conmemoraciones de los aniversarios de la caída de Tenochtitlán y la consumación de la Independencia de México. 
Sobre todo, para el escenario en el zócalo, por un lado, en Palacio Nacional la Independencia de México y al Frente la gran Tenochtitlán con el que montaron una función de teatro para el presidente y su comitiva.
Un presidente debe ser institucional y no usar las fiestas patrias para hacer propaganda ideológica e indigenista, en nuestro país hay mas de 56 etnias, no solos los aztecas. La participación de artistas como Lila Down haciendo canciones de protesta que está padre pero no en cadena nacional pagada con recursos públicos.
Por si no fuera suficiente, vimos el espectáculo que violando la Ley y fuera de todo protocolo montaron algunos miembros del servicio exterior mexicano como la cónsul en Estambul, Isabel Arvide, quién se desvivió arengando al presidente, “¡Viva López Obrador!” durante la ceremonia del Grito en esa ciudad, provocando polémica e increpando a ciudadanos mexicanos inconformes por su actuación.
La misma acción repitieron algunos gobernadores y presidentes municipales morenistas apatridas, como fue el caso de Layda Sansores en Campeche gritando “¡Que viva la Cuarta Transformación!”.
En Baja California Jaime Bonilla Valdez arengó “¡Viva el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador!”.
En la Ciudad de México en las alcaldías gobernadas por morena como el caso de Clara Brugada alcaldesa de Iztapalapa arengando a Claudia Sheimbaun, al presidente Andrés Manuel y a la cuarta transformación.
En Guerrero, Adela Román Ocampo presidenta municipal de Acapulco bandera en mano arengó “¡Viva Guerrero y la Cuarta Transformación!”.
Y la joya ensenadense, el presidente municipal de Ensenada, Baja California, Armando Ayala Robles quien agregó en sus arengas al gobernador Jaime Bonilla Valdéz, la Cuarta Transformación y el “mejor presidente de la historia de México”. Si alguien vio el chiste de felicitar “a todos los meseros del mundo”, pues se quedó corto.
El propio desfile del 16 de septiembre fue acto de propaganda política, invitando al presidente de Cuba Miguel Díaz–Canel y no solo eso sino, que a diferencia de otros desfiles pronunciaron discursos no solo el presidente de México, sino su homólogo cubano. Causando controversia por un lado por ser el presidente invitado un dictador que tiene reprimido a su país. 
Y por otro lado el presidente Andrés Manuel por endurecer el discurso con el Presidente de Estados Unidos Joe Biden al pedirle que retire el “Bloqueo a Cuba”, así como lo lee, a su principal socio comercial y con el que tiene una gran agenda que resolver con temas como la migración, la apertura de la frontera, entre otros.
Por sino fuera poco en el mismo marco coincidió la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la que México venía planteando en la agenda desaparecer a la Organización de Estados Americanos (OEA), y en la que se pretendió tomar el liderazgo de América Latina al puro estilo 4T, por decreto.
Sin embargo en la reunión surgieron las discrepancias, las descalificaciones y los enfrentamientos entre los presidentes que rebelaron una América Latina dividida, con muchas coincidencias pero con profundas diferencias. 
Solo nos queda esperar la respuesta de Estados Unidos a la invitación de estos presidentes Maduro y Díaz-Canel.

*Exdiputada federal
 

Comentarios