DESDE EL VIGÍA

Energías verdes

Por: El Vigía
martes, 2 de abril de 2024 · 00:00

Baja California tiene condiciones ideales para desarrollar infraestructura que genere energías limpias, que ahora ya es una condición de los grandes consorcios empresariales para determinar dónde realizar sus inversiones.
Sin embargo, la incertidumbre sobre el suministro de electricidad limpia es un “cuello de botella” para concretar inversiones, y por ello muchas de ellas se quedan sólo como anuncios de nuevos proyectos.
Así lo advierte, Guillermo García Alcocer, ex comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
“(…) Esto lo está viviendo el campeón en anuncios de nuevos proyectos, que es Nuevo León, y lo están viviendo todos los estados que son polos naturales de nuevos proyectos”, expuso el actual director de Planeación y Evaluación del Desempeño del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
“Gran parte del nearshoring son (sólo) anuncios, porque cuando los inversionistas preguntan sobre energía limpia, les contestamos que ahí vamos”.
Estimó que México necesita 3.5 megawatts adicionales por año en forma inercial, es decir, sin considerar la demanda que viene por el nearshoring.
“Pero si queremos atraer inversiones del nearshoring, necesitamos un gigawatt más de electricidad cada año y eso implica también aumentar la inversión, de 5 mil millones de dólares a 6 mil millones de dólares”, sostuvo.
Refirió que, en energía limpia, México tendría que estar hoy alcanzando un 35 por ciento del total, pero se ha quedado en un 20 por ciento.
Indicó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está por incorporar seis plantas de ciclos combinados, que utilizan gas natural, pero tampoco es suficiente.
En líneas de transmisión, estimó que la CFE requiere invertir entre 5 mil y 6 mil millones de dólares anuales, pero en todo el sexenio la empresa eléctrica apenas destinó 900 millones.
Además, el gran desafío que plantea la llegada de nuevas inversiones a México con el nearshoring, es que también las pequeñas y medianas empresas (pymes) se integren a las cadenas de valor como sus proveedoras.
Y en ese esfuerzo, José Guadalupe Olvera, director del Programa Propymes de Ternium México, relata cómo es que, en los últimos 18 meses, Ternium estudió a detalle a un grupo de 20 pequeñas empresas para identificar sus retos e insertarlas en cadenas de suministro estratégicas frente a la llegada de nuevas inversiones.
“El estudio nos permitió identificar oportunidades de mejora, validar nuestra hoja de ruta e implementar un acompañamiento para desarrollar de manera acelerada a las empresas”, indicó.
Entre sus hallazgos, está el hecho de que 45 por ciento de las pymes necesitan optimizar su operación y generar ahorros, además de fortalecer su sistema de gestión y certificación ISO 9001 de calidad.
Otro 30 por ciento requiere procesos ordenados y limpios, además de un sistema de costos confiable y procesos controlados. La tarea no ha sido sencilla, pues los retos son distintos en cada caso.
“Conocer en qué punto se encuentra la compañía es crítico para tener un proceso de desarrollo dentro de parámetros controlables”, resaltó.
El problema es que muchos proyectos de inversión privada están trabados en Baja California por falta de electricidad, lo que inhibe la generación de más empleos mientras se resuelve la falta de infraestructura eléctrica, que de acuerdo a lo informado en su reciente visita a la entidad por el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, para septiembre próximo entrarán en operaciones dos nuevas plantas de la CFE en la región, lo que resolvería esta situación.
 

...