AJEDREZ PÚBLICO

La leyenda del hombre de la mancha

Por Alfonso Torres Chávez
domingo, 11 de marzo de 2018 · 00:00

Ensenada, B. C.

La victoria de Guillermo del Toro en los premios Oscar demuestra que los mexicanos somos más que todas aquellas cosas que se dicen de nosotros.

El sentimiento que nos embarga a todos es de un gusto enorme. Un mexicano, quien con su genio y versatilidad es capaz de demostrar al mundo que en México hay millones de personas talentosas.

Las películas de Del Toro son fantásticas. Ante aquella declaración de que los sueños se cumplen, no hay otra cosa más cierta que eso: los sueños se pueden hacer realidad.

Si Del Toro pudo ganar un Oscar, todos podemos cumplir nuestros sueños.

La forma del agua se llevó varios premios, y eso es una demostración del poder de los mexicanos que algunas veces no son profetas en su propia tierra.

No es la primera vez que el director mexicano sale victorioso, pero todos quienes hemos visto el transcurso del tiempo vemos que existe la posibilidad de que en el extranjero se nos reconozca un talento que sí existe.

La victoria de uno es la victoria de todos.
Irse al extranjero ante una oportunidad no es malinchismo, es simplemente encontrar el pico de la oportunidad, donde el talento se reconoce con esfuerzo y trabajo.

La gran capacidad de personas como Guillermo del Toro es un ejemplo de que la victoria está en nuestras manos.

El trabajo y el esfuerzo, tienen siempre una recompensa dulce.

Los premios en el extranjero no son malinchismo, es una muestra de que el talento puede ser recompensado y visto con otros ojos.

Reconocer el talento no es un pecado mortal.
Es voltear y darse cuenta de que el talento brilla en todas partes, porque aquellos que lo demuestran luchan para conseguirlo.

La victoria de Guillermo del Toro nos sirve para replantearse nuestro propio talento, para que la valoración del talento que poseemos pueda ser reconocida hasta en el extranjero, sobre todo en un país donde se habla muy bien del jalisciense por su película La forma del agua.

Allí está el resultado para quien quiera verlo, para aquellos que creen en México como un país de oportunidades, que sí lo es.

La victoria del mexicano es la victoria de todos.

Eso no es malinchismo, es reconocimiento.

Es lucha.

Es esfuerzo.

Gracias Guillermo por demostrar que sí se puede.

alfonsotorr@gmail.com
 

Comentarios