Columnas

ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS: La monumentalidad de los sitios arqueológicos de Baja California

jueves, 9 de julio de 2015 · 00:00
Por: Arqlga. Enah Montserrat Fonseca*
 

¿Sabías de la monumentalidad de los sitios arqueológicos de Baja California? Diez mil años antes de la llegada de los españoles a América, cazadores-recolectores-pescadores habían ocupado la Península de Baja California.
 
Diferentes grupos, diferentes oleadas migratorias, fueron dejando a su paso, testimonio de su historia que hoy rastreamos y conocemos como vestigios arqueológicos. 
 
Los indicios del pasado, artefactos y ecofactos, ubicados en un espacio delimitado, conforman los sitios arqueológicos, pero dentro de la jerga jurídica su nombre correcto es monumento arqueológico. 
 
México se caracteriza por ser un país pionero en la legislación de sus bienes culturales, en la creación de instituciones encargadas de la salvaguarda de lo que en diferentes momentos se ha considerado patrimonio cultural y en la ejecución de políticas públicas. En 1972, se promulgó la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos (Lfmzaah) y desde entonces, los monumentos arqueológicos gozan de un carácter especial de protección. 
 
De acuerdo con el Art. 28 de la Lfmzaah, un monumento arqueológico es un bien mueble –que se puede mover- o inmueble –que no se puede trasladar- producto de culturas anteriores al establecimiento de la hispanidad en el territorio nacional, así como los restos humanos, flora y fauna, relacionados con esas culturas. 
 
Dado que la presencia de los conquistadores no fue homogénea en el territorio nacional, la ley no establece una fecha para demarcar el carácter arqueológico de los bienes culturales. En Baja California, por ejemplo, los grupos de cazadores-recolectores-pescadores no parecen haber modificado su vida hasta muy entrado el siglo XVII, por ello su producción cultural sigue considerándose arqueológica. 
 
Este gran periodo de tiempo que comprende el estudio de las sociedades del norte es una ventana al pasado inigualable. En pocas ciudades del país tenemos la oportunidad de encontrar, prácticamente intactos, los campamentos con todos sus enseres domésticos y rituales. En Baja California aún quedan muchos sitios/monumentos arqueológicos que han sobrevivido al devenir de la historia y no fueron destruidos o sepultados por otras civilizaciones. 
 
El término monumento se encuentra en peligro de extinción por las implicaciones y consecuencias de calificar a un bien como "monumental” relacionándolo sólo con grandiosidad, es decir circunscribir las diversas acepciones de este vocablo sólo a "grandes” edificaciones. Pero no debemos dudar al calificar como monumentales a los sitios arqueológicos de Baja California por su riqueza, estado de conservación y potencial para conocer un modo de vida tan peculiar.
 
A la fecha se han registrado más de 1000 sitios/monumentos arqueológicos en Baja California. Contamos con campamentos costeros (también conocidos como concheros), áreas con concentración de artefactos líticos (herramientas en piedra), cerámicos y restos arqueofaunísticos; zonas de molienda con morteros y metates tallados en roca, frentes y resguardos rocosos con pintura y petrograbado; así como lugares especiales donde se enterraba a los muertos. 
 
La carrera por el conocimiento de los grupos cazadores-recolectores-pescadores que ocuparon la Península de Baja California está comenzando, falta un largo camino por recorrer pero será posible en la medida en que se valore su importancia, lo consideremos digno de ser protegido y entendamos el significado de su monumentalidad. 

*La autora es profesora-investigadora del Cinah-BC.

Comentarios