Columnas

ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS Quién es "El Diablito” de El Vallecito

jueves, 6 de agosto de 2015 · 00:00
Por: Arqlgo. Antonio Porcayo Michelini
 

Conocido como el resguardo de "El Diablito” en la zona arqueológica de El Vallecito en La Rumorosa, su nombre lo debe a un personaje humano de cuerpo entero plasmado en color rojo al que se le agregaron sobre la cabeza dos cuernos que lo hacen lucir tal y como popularmente lo han estigmatizado durante décadas: como un "Diablito”; sin embargo, qué representa realmente este enigmático personaje -que no tiene nada que ver con el catolicismo-, y que aparte, cada solsticio de invierno protagoniza un fenómeno arqueoastronómico en el que al despuntar el sol es iluminado marcando el fin y el comienzo de diversos ciclos en la vida de los antiguos nómadas kumiai.

La referencia histórica para entender esto la encontramos en el libro "Historia de la Antigua o Baja California” del jesuita Francisco Xavier Clavijero del siglo XVIII. Ahí Clavijero refiriéndose a cómo los indígenas de Baja California cazaban, menciona:
"Para cazar los ciervos (venados) usan de una estratagema curiosa. Toma un indio una cabeza de ciervo conservada con este fin, y poniéndosela sobre la suya, se esconde tras unos matorrales, de modo que no se les vea más que la cabeza postiza, la cual mueve de manera que parezca viva. Los ciervos engañados al verla se acercan, y son fácilmente matados por otros cazadores que los acechan”.

Es claro entonces que "El Diablito” en realidad representa a un cazador con una cabeza de venado como tocado.
El Sr. José Placido García Martínez "Chepe”, custodio del El Vallecito, notó que la cornamenta que presenta "El Diablito” no es tampoco cualquiera, ya que es característica de los venados conocidos como "alesnillos”. Al querer saber más sobre estos pregunté al Mtro. Alberto Tapia Landeros del IIC – UABC, quien me comentó, al igual que "Chepe”, que son ejemplares con astas de un solo pico, sin bifurcar, sin horqueta, quien la ruralidad y la cinegética les llama venado alesnillo, palabra que viene de lesna o lezna, pico. Según el Mtro. Tapia, en Baja California solamente hay venado bura de la subespecie Odocoileus hemionus fuliginatus, o sea que los "alesnillos” pertenecerían a ésta, y existe la creencia de que hay zonas que los producen, lo cual podría deberse a las condiciones nutricionales de la cubierta vegetal de esa zona en particular. No se consideran trofeo de caza y algunos cazadores los desprecian. Otros dicen que hay que matarlos porque a su vez tendrán crías alesnillos y no trofeos de caza de muchas puntas.

Los antiguos indígenas de El Vallecito no pensaban sobre estos venados de la manera en la que actualmente piensan los cazadores, pues su finalidad era cazarlos para consumirlos no para que sirvieran de trofeos. Es muy probable que antes de la cacería efectuaran rituales que propiciaran una cacería exitosa en el resguardo de "El Diablito”. Quizá también para los antiguos kumiai los "alesnillos” fuesen sumamente valorados y por eso el detalle al representarlos cuidadosamente en "El Diablito”.

Según "Chepe” los venados se acercan y son visibles al interior de El Vallecito de octubre a diciembre, terminando su presencia ahí precisamente cuando comienzan las nevadas con el solsticio de invierno, fenómeno marcado astronómicamente anualmente en "El Diablito”.

Para los antiguos kumiai el color rojo (kwar) estaba asociado al norte de donde viene el invierno, así "El Diablito” de color rojo con su cornamenta de venado "alesnillo”, representan el fin de la época de cacería de venados, el comienzo del invierno, las nevadas, las lluvias, y con esto una futura y abundante época de recolección de piñón.

* Profesor-investigador del Cinah-BC.

Comentarios