Una de trigo para comenzar

jueves, 20 de febrero de 2014 · 19:55
En varias ocasiones me han preguntado ¿cómo empezar a conocer de cervezas?, la respuesta es muy clara: atreverse a probar diferentes estilos y marcas, no sólo a las que estamos acostumbrados o a las que "todo mundo toma”. Además, alejarse de la idea de que tomar en grandes cantidades, es saber y conocer de cerveza.
Luego viene la segunda pregunta: ¿cuál se recomienda para empezar?, la cual pudiera ser complicada y tal vez no muy atinada, ya que depende del paladar de cada quien. Sin embargo, en mí experiencia personal y la de algunos amigos, me atrevo a decir en este espacio, que el estilo de cerveza que casi siempre gusta a todos, y por lo tanto, sugiero para empezar a probar nuevos estilos de cerveza, es la de trigo. Hefe Weizen o Weizenbier, en alemán.
¿Porqué la cerveza de trigo? porque esta cerveza es suave en sabor, no es muy amarga, sino al contrario un poco dulce, ya que está hecha en su mayor parte con este cereal, y sólo se le agrega cantidad mínima de lúpulo, dependiendo de la receta y el productor. Aveces, puede tener un poco de sabor a pan, a vainilla, a plátano o a chicle y tonos cítricos. Es refrescante y ligera, ideal para cualquier época del año, pero sin duda, en primavera y verano se disfruta mejor.
Les platico que los primeros en elaborar cerveza de trigo, no como la conocemos ahora, sino de manera rústica y sin levadura, fueron los pobladores de la antigua Babilonia, quienes se presume fueron los creadores de esta maravillosa bebida, hace miles de años.
Posteriormente, durante la Edad Media, era muy popular en Alemania, pero por varios años y en algunas regiones estuvo prohibido elaborarla, ya que se decía que el trigo debía ser para comer, no para beber. Sólo algunas comunidades privilegiadas podían cosechar y usar el cereal para el apreciado líquido, entre ellos, los monjes, quienes se encargaron – probablemente, con mucho gusto y placer - de elaborarla, reinventarla, y por lo tanto, de mejorarla: le movían a la olla en la cocina, y luego la dejaban reposar en lo frío y obscuro del sótano del monasterio. La preparaban principalmente para beberla durante los largos ayunos, tiempo en el que no consumían alimento sólido. 
Más tarde, con el descubrimiento de la levadura, el estilo se modificó un poco, y resultó como la conocemos ahora: ¡de-li-cio-sa! y muy recomendable para empezar a probar diferentes cervezas.
Marcas comerciales internacionales de cervezas de trigo las encuentran en varios supermercados. Marcas locales las consiguen con su cervecero favorito o en la microcervecería de su preferencia. Nomás recuerden que la cerveza de trigo se sirve en vaso especial. Así mi sugerencia, ¡salud...os desde Alemania!, la tierra de las cervezas de trigo. ¡Mmm!

*Catadora en Alemania. Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Fundadora del movimiento cervecero femenil "Mujeres Catadoras de Cerveza en México”
E-mail: Yadira.Espinoza@gmx.net
http://bikebeerfun.blogspot.mx/


Valorar noticia

Comentarios