LA CARROCA

Como diría Shakespeare

Por Soraya Valencia Mayoral*
domingo, 25 de marzo de 2018 · 00:00

El Congreso de los EEUU anunció que hará una solicitud formal a Mark Zuckerberg para que, bajo juramento, declare sobre la seguridad y destino de los datos de cincuenta millones de usuarios de Facebook. Según se sabe, todo empezó con una investigación de carácter académico y terminó en manos de la empresa de análisis de datos Cambridge Analytica, -y sin que los administradores de la red social más poderosa del mundo se dieran por enterados- y que fue usada en la campaña presidencial de los vecinos para diseñar y lanzar estrategias personalizadas a partir del perfil de los votantes. Por este escándalo Facebook perdió en un solo día la nada despreciable cantidad de treinta y siete mil millones de dólares.

Seguramente muchos de ustedes han caído en el juego de las aplicaciones, algunas muy curiosas y entretenidas. Cómo se vería usted dentro de tantos años, a qué estrella de cine se asemeja, etc. Estas apps le solicitan permiso para tener acceso a sus datos y usted inocentemente da click permitiendo la extracción de su información personal y la de sus contactos. Si usted revisa la configuración de su cuenta podrá ver la lista de aquellas apps a las que les ha abierto la puerta. Pues bien, el profesor Aleksandr Kogan de la Universidad de Cambridge, diseñó un test de personalidad -ajeno a su trabajo en la universidad, según entiendo- a través de una app que recolectó información personal sin que los usuarios lo supieran. Se trata de doscientos sesenta y cinco mil perfiles que sumando los contactos resultaron cincuenta millones cuyos datos fueron vendidos a la empresa en cuestión (aunque ya se deslindó del CEO que hizo el trato, otro Alexander, pero Nix). Y Cambridge Analytica, que ya tiene presencia en México, analizó los perfiles, estudió gustos y preferencias, tipos de lenguaje, en fin, el pensamiento de los usuarios para diseñar los mensajes a los que serían sensibles. En otras palabras, elaboraron discursos justo a la medida de las necesidades del votante y que serían utilizados exitosamente en la campaña electoral -no solamente en las redes sociales, por supuesto. Hasta el momento Zuckerberg anunció algunas medidas para proteger los datos de los usuarios. La red implementó una serie de restricciones a las apps el año 2014 y parte de las acciones tienen que ver con aquellas que tuvieron acceso a la plataforma antes de este año. Algo así como un auditoría, o lo que es lo mismo, ahogado el niño, tapado el pozo. El asunto no es cualquier cosa pues tiene que ver con la privacidad y seguridad informática. Y siguiendo con los Alex, esta vez el director de seguridad de Facebook Alex Stamos, presentó su renuncia. Y sus pares de Google y Twitter hicieron lo propio.

Como decía, Cambridge Analytica ya tiene presencia en México. Según la nota de El Universal del 23 de marzo, Isaac Collins, director de la empresa tapatía Collinscom, es socio estratégico desde hace apenas un año. Collinscom “Ofrece marketing digital basado en datos y Big Data ‘aplicada a generar cambios de conducta mediante comunicación personalizada’ “. Algo huele mal en Dinamarca. Vale.

*La autora es mujer de letras sacras y profanas
 

Comentarios