COLUMNAS

Andanzas antropológicas

Por Antrop. Enrique Soto Aguirre*
jueves, 21 de enero de 2016 · 00:00
ó
México en la industria automotriz global

En la década de los ochenta se intensifica el proceso de reestructuración industrial que desde veinte años antes había estado fragmentando y redefiniendo la producción industrial a escala global. Al principio, las industrias y procesos atraídos por el país, se caracterizaron por ser de baja tecnología y empleo masivo e intensivo de mano de obra con conocimientos y capacidades escasamente desarrollados y pertenecieron principalmente a los sectores industriales del vestido, el juguete o la electrónica.

 

Otros importantes sectores como el automotriz y el más recientemente globalizado el aeroespacial, tuvieron en esta época similares perfiles de empleo, que en los años recientes han estado continuamente escalando hacia otros de mayor especialización y desarrollo tecnológico.

 

Estos dos últimos sectores marcan en gran medida la competencia entre los países emergentes como México, India, Brasil o China, que pelean sobre la base de sus ventajas tanto comparativas como competitivas, los miles de millones de dólares de la inversión extranjera directa que cada año destinan los corporativos a fortalecer su cadena productiva.

 

La historia de México y los sectores industriales -el automotriz y el aeroespacial- no son recientes, a principios del siglo pasado la industria aeronáutica de México, tomó un importante impulso que incluso dio pie a desarrollos tecnológicos notables como la hélice Anáhuac que diseñara el ingeniero Juan Guillermo Villasana quien se desempeñó como director de los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas de México en 1915.

 

La industria automotriz del país, tiene sus primeros antecedentes  hacia 1925 y desde entonces se ha observado un sin número de transformaciones. Desde sus inicios, la IA en México estuvo liderada por las llamadas tres grandes norteamericanas (GM, Ford y Chrysler), situación que compartió con el resto del mercado mundial.

 

Desde fines del siglo XX en el país se gestó un cambio que siguió la dinámica global general del mercado automotriz con una mayor heterogeneidad en los gustos y preferencias y en la cual sobresalen los productos japoneses. Actualmente, siete empresas concentran el 57.5% del total de los 70.5 millones de automóviles producidos en el mundo, estas empresas son: Toyota (Japón) líder mundial, General Motors (E.U.), Volkswagen (Alemania), Ford (E.U.), Honda (Japón), Nissan (Japón), y El Grupo PSA Peugeot/Citroen (Francia).

 

Esta nueva configuración del mercado automotriz ha implicado también una profunda reestructuración de la producción en la que economías emergentes como China, India y Rusia han tenido un ascenso en la producción de vehículos, en este nuevo mapa de la industria automotriz global, México tiene un papel destacado como octavo productor del mundo y el cuarto en exportaciones, con una producción superior a los dos millones de unidades anuales de las cuales más del 75% son destinadas a la exportación.  

 

En México, siete de los principales productores mundiales tienen plantas instaladas: GM, Ford y Chrysler de E.U.; Toyota, Nissan y Honda de Japón y Volkswagen de Alemania. La industria de autopartes también es de gran relevancia en nuestro país, con más de mil empresas donde se emplean alrededor de 456,000 trabajadores; el valor de su producción en 2008 ascendió a poco más de 2,486 millones de dólares. La producción automotriz se encuentra localizada en tres regiones principales, Bajío, norte y Centro. En términos económicos, la IA es el sector industrial número uno en la generación de divisas, aportando el 23.5% de las exportaciones totales contribuyendo con cerca del 4% del PIB del país.

 La industria automotriz mexicana destaca como uno de los sectores productivos que mayor aportación hacen a la economía. Está entre los diez países que mayor producción aporta después de Japón, China, Estados Unidos, Francia, Brasil y otros.

*El autor es investigador del Cinah-BC.

Comentarios