Andanzas antropológicas

Vivir en el Desierto

Por Mtra. A. F. Martha Elena Alfaro Castro*
jueves, 19 de mayo de 2016 · 00:00
Estrategia combinada de caza-pesca-recolección en la Antigua California.

Debido a lo extremoso del medio ambiente, los antiguos californios se trasladaban  de acuerdo a las estaciones del año a través de territorios determinados, siguiendo la productividad vegetal y las fuentes de agua. Durante época de abundancia se movilizaban en grandes bandas, aprovechando esta temporada para realizar diversas ceremonias (matrimonios, funerales, ritos de paso, entre otros) que permitían estrechar lazos con los grupos cercanos, mientras que en época de secas, se dispersaban en pequeñas bandas familiares, permitiendo esta estrategia recorrer áreas amplias y diversas, de manera que todos pudieran abastecerse de recursos suficientes para su subsistencia.

 

Se encontraban organizados en "rancherías” unidas por lazos de parentesco, esta cohesión garantizaba la cooperación de todos los miembros en las actividades de subsistencia, así como una regulación de las condiciones de abasto y recursos.  Generalmente, cada grupo o ranchería, ocupaba un territorio de caza y recolección, por lo que la invasión del territorio por miembros de bandas vecinas era una causa frecuente de guerras o riñas. Los territorios de recolección eran muy  importantes para la banda, no solamente les brindaban casa, comida y materia prima para sus objetos, si no que era también la tierra en la que sus ancestros descansaban y en donde se encontraban los sitios sagrados que veneraban.

 

Dentro de la organización social de estos grupos resaltaban algunos líderes para tareas específicas como la recolección, pesca, caza o la guerra, los cuales eran elegidos con base a sus habilidades en estas actividades. Otra figura importante era la del Shamán o Guama, quien ejercía la función de curandero y poseedor de secretos, era el encargado de llevar acabo los ritos funerarios, fiestas y curaciones, por lo mismo, era un personaje muy respetado dentro del grupo a quien se le ofrecían las mejores frutas que recolectaban.

 

El trabajo de subsistencia se encontraba divido de acuerdo al sexo y edad de los individuos. Los individuos infantiles  participaban en la recolección de frutos y semillas en el campo. Los hombres se encargaban de confeccionar y carga las armas, así como participar en la caza y la pesca. Mientras que las mujeres se encargaban de la recolección, reparar redes y bateas -éstas últimas confeccionadas por los ancianos-, la elaboración de alimentos y el cuidado de los niños.

 

Aunque los recursos naturales de los que depende una banda suelen ser propiedad colectiva  -todas las familias que la conforman tienen los mismos derechos para adquirirlos. Existían también algunos objetos que llegan a formar una especie de propiedad personal, entre los que encontramos artículos que son hechos y usados individualmente como cuchillos, raspadores, flechas, vestimenta, objetos de ornato o amuletos. Elementos de este tipo se encuentran descritos por los cronistas y se menciona eran enterrados con los individuos al momento de su muerte.

 El análisis de los restos óseos de los antiguos pobladores de la península demuestra que éstos parecen haber logrado un importante equilibrio con el medio ambiente, la estrategia combinada de caza-recolección-pesca, así como el recorrido por temporadas a través de un sistema de campamentos "semi-fijos”, permitió a estas poblaciones contar con diversos suministros alimenticios durante la mayor parte del año, evitando pasar carestías severas con repercusiones en su salud, por otro lado, estrategias sociales como la división del trabajo por sexo, edades y habilidades, pudo haber brindado de igual forma la posibilidad de una mejor explotación de los recursos con los que contaban.

*La autora es profesora-investigadora del Cinah-BC-BCS.


Comentarios