ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

El Galeón de Manila en Baja California

Por Fernando Oviedo García*
jueves, 23 de junio de 2016 · 00:18

Hace 450 años inicio la historia del Galeón de Manila por las costas de Baja California. Los Galeones fueron embarcaciones que cruzaban el Océano Pacífico entre Acapulco, puerto Novohispano y Manila, en la isla Luzón de las Filipinas. Se trató de una ruta comercial marítima con viajes anuales realizados durante 250 años, los cuales inician en el año de 1565, después de varios intentos de barcos perdidos y naufragios, cuando el fraile marino, soldado y explorador Andrés de Urdaneta descubre la corriente marítima llamada del Kuro-Shivo que traería las embarcaciones desde el Oriente a América, el denominado "Tornaviaje”. El último viaje de un Galeón de Manila fue realizado en 1815, cuando el movimiento por la independencia de México termina con esta ruta marítima. A estas embarcaciones también se les conocía como la Nao de China.

 

El Galeón de Manila hizo posible el intercambio comercial transpacífico, la tan buscada ruta hacia el Oriente para llegar a la tierra de las especias -Las Indias- que desde los tiempos de Cristóbal Colón se estaba intentando realizar, pero sobre todo, la trascendencia mayor de los viajes del Galeón de Manila es en el aspecto cultural, donde formas distintas de ver el mundo tuvieron contacto por dos siglos y medio, Oriente y Occidente, interactuando de cierta manera y de lo cual quedan huellas aún en el México de nuestros días.

 

El Galeón de Manila no está presente de manera significativa en la historia de Baja California, no se conoce mucho de este acontecimiento, ya que no hay registros de que tocara tierra por estas latitudes, pero también, es escasa la documentación histórica que se tiene de todo lo que genero esta ruta comercial transpacífica, considerada como la más extensa de la historia. Posiblemente en algún momento estas embarcaciones atracaron en las costas Bajacalifornianas para tomar provisiones de agua y alimentos, pero no hay registro en documentos de este hecho, de lo que si tenemos certeza es que uno de ellos naufrago cerca de sus costas. Trabajos arqueológicos en las últimas dos décadas han permitido traer a la luz restos de un cargamento que transportaba uno de los Galeones de Manila con rumbo al puerto de Acapulco.

 

Los trabajos de exploración han permitido recuperación numerosos fragmentos de porcelana china, así como algunos de terracota y de cerámica vidriada café de alta temperatura, además, piezas de hierro y bronce, láminas de plomo, piezas metálicas decoradas con esmalte vidriado o cloisonné y bloques de cera de abeja, entre los más frecuentes. El análisis de los materiales obtenidos permite situarlos cronológicamente para fines del Siglo XVI, que de acuerdo al estudio de las porcelanas correspondería a un periodo de entre 1574 y 1576, durante el periodo de la Dinastía Ming, asimismo, se piensa que formaron parte del cargamento que transportaba el Galeón de Manila, San Felipe, y que naufrago en las costas de Baja California.

 

La arqueología trae a la luz acontecimientos ocurridos en Baja California que no se tienen ampliamente documentados.

Imaginemos solo que los viajes del Galeón de Manila cubrían una extensión de 20,000 kilómetros con una duración de 3 a 5 o hasta 9 meses en el mar. Estas travesías permiten comprender como el hombre creo mecanismos para obtener los requerimientos necesarios para su vida diaria, en muchos casos, la capacidad humana supero a la tecnología rudimentaria con que se contaba en la antigüedad.
*Investigador del Centro INAH Baja California

Comentarios