ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

Misión de San Fernando Velicata ¿ruinas franciscanas o dominicas?

Por Arqlgo. Antonio Porcayo Michelini*
jueves, 23 de marzo de 2017 · 00:00
Desde el año 2013 se ha efectuado un trabajo interdisciplinario encabezado por los arqueólogos Juan Martín Rojas Chávez y Enrique García García, del Museo Nacional de Antropología, y el que aquí suscribe como parte del Centro INAH Baja California, pasantes y estudiantes de arqueología, así como diversos antropólogos físicos y amigos trabajadores del poblado de Cataviña; el objetivo: recuperar osamenta humanas de finales del siglo XVIII de individuos que murieron como parte de las epidemias traídas por los españoles a la zona, ya que el arroyo aledaño los estuvo removiendo de su lugar original, perdiéndose así durante años mucha información sobre este evento y las poblaciones del Desierto Central de la Península.
Afortunadamente con este proyecto se están recuperando desde hace ya cinco temporadas de campo para su investigación científica, y también se han efectuado una serie de investigaciones para vincular a estas personas con las distintas edificaciones misionales que ahí se encuentran. Estas excavaciones han estado a mi cargo y también desde hace dos temporadas, del arqlgo del Museo Nacional de Antropología, Héctor Miguel Robinson Fuentes.
Las ruinas de la misión y su pertenencia a los franciscanos o dominicos genera polémica, pues se piensa que las cimentaciones de la misión que son visibles desde la superficie, corresponden a los franciscanos, y se asocian erróneamente con el ahora San Junípero Serra, quién solamente estuvo ahí de paso unos días en el año de 1769. Registros posteriores a la salida de los franciscanos de Baja California dan cuenta de las condiciones y edificaciones que conformaban la suya, y de cómo los dominicos fueron transformándolas con el tiempo, lo que arqueológicamente se ha comprobado confirmando que las ruinas visibles son dominicas, pues hay que agregar además que todos los materiales arqueohistóricos encontrados sobre estas ruinas pertenecen precisamente al periodo de ocupación dominico y del México Independiente.
En todas las temporadas y excavaciones se han encontrado toda una serie de edificaciones que fueron usadas como cimiento y rellenos de las ruinas dominicas. Estratigráficamente es indiscutible. Existe un periodo que le hemos denominado fundacional, que su profundidad varía, dependiendo de las ruinas dominicas que están en la superficie, yendo desde -1 a -2 metros. Estas ruinas son muros de adobes con cimientos de piedra, paredes estucadas y, muy importante, pisos de baldosas o "ladrillos”, todos desplantando en una nivelación que hicieron intencionalmente los franciscanos de la roca madre conformada por caliche, no visible ahora, que es un estrato de carbonato de calcio endurecido y que se sedimenta con otros materiales.
Este estrato de caliche lo nivelaron los franciscanos con la intención de tener un terreno firme en el cual desplantar sus edificaciones, las cuales, como ya se mencionó, fueron modificadas por los dominicos utilizando los cuartos como cajones de cimentación, y todos los restos de adobes, baldosas, estucos, etcétera, reutilizados como cascajo de relleno con el fin de subir el nivel del terreno, lo cual pienso que lo hicieron, por un lado, para poner estas edificaciones a una altura considerable para estar a salvo de los desbordes del arroyo San Fernando, pero también, para colocar simbólicamente sus estructuras más monumentales y masivas que las franciscanas, por encima de éstas.
San Fernando Velicata con sus construcciones franciscanas y dominicas son importantes pues representan muchas cuestiones de la historia no sólo de Baja California, sino también, de todo el mundo del Siglo XVIII. Esta variedad de edificaciones, hay que agregar, no son más importantes unas que otras, más bien, en conjunto enaltecen su riqueza.

*Investigador Cinah-BC


Comentarios