CULTURA

El amante de las causas perdidas

viernes, 19 de junio de 2020 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Carlos Monsiváis fue el primer escritor en recibir el Premio FIL de Literatura en 2006.

Tras un largo conflicto con la familia de Juan Rulfo, que desde 1991 le dio nombre al galardón literario con mayor importancia en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, este reconocimiento debió cambiar de mote y lo estrenó el cronista y autor de Días de Guardar.

Aunque en su discurso de aceptación no aludió el tema, entonces Monsiváis tenía la esperanza de que se llegara a un acuerdo, pero no ocurrió y en noviembre de 2006 recibió un premio recién bautizado, acompañado por José Emilio Pacheco, Carlos Fuentes y los premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, José Saramago y Nadine Gordimer.

Descalabros del sistema
Durante su intervención, el cronista y ensayista habló de los descalabros del sistema educativo mexicano, que desdeñaba el humanismo para favorecer la infantilización de la sociedad.

“Mi acta de ciudadanía se asume con la suma de causas perdidas que me han importado y que lo siguen haciendo. Literariamente también nadie niega el atractivo de las causas perdidas: alejan del orgullo, de la repartición de prebendas, prodigan el sabor de la derrota, auspician el sentido del humor a contracorriente, crean escalas valorativas más justas o mucho menos injustas y, sobre todo, son inevitables”, completó ante un auditorio completamente lleno.

 

Comentarios