CULTURA

Símbolo patrio y musical

El 12 de noviembre de 1853 se realizó una convocatoria en el Diario Oficial, invitando a componer un canto verdaderamente patriótico y que, adoptado por el Supremo Gobierno, constituyera el Himno Nacional
lunes, 14 de septiembre de 2020 · 00:00

AGENCIA REFORMA/Jaime Hinojosa Vega*
Monterrey, N. L.

Tuvieron que transcurrir 33 años de que se consumó la Independencia en el país para contar con un Himno Nacional en forma definitiva, uno de los tres símbolos patrios junto con la Bandera y el Escudo.

Durante ese lapso hubo varios intentos de escribir un canto nacional que alentara al pueblo mexicano a recordar su ideario, cuyas palabras eran Patria, Unión y Libertad.

SU ORIGEN
Desde 1821 comenzaron a escucharse piezas representativas como la de José Torrescano, cuyos primeros versos decían: ¡Somos independientes, Viva la libertad. Viva América libre, Viva la igualdad!.

Por ese tiempo José María Garmendia componía un canto ensalzando la figura de Iturbide y en 1827, Carlos María de Bustamante y Mariano Elizaga compusieron cantos loando a los héroes de la Independencia.

Existieron más autores de cantos patrióticos mexicanos que desfilaron con el correr de los años de la primera mitad del siglo 19, cuya base poética fue el tema bélico, de defensa contra los españoles o de otra nación extranjera.

Es curioso observar que en toda esta serie de intentos de conformar un himno representativo del país, intervinieron autores de diversas nacionalidades, como Cuba, Austria, Estados Unidos, Italia y Hungría, entre otros.

Fue hasta 1853 cuando se realizó una convocatoria con carácter definitivo y publicada en el Diario Oficial el 12 de noviembre, invitando a componer un canto verdaderamente patriótico y que, adoptado por el Supremo Gobierno, constituyera el Himno Nacional.

Se presentaron 26 composiciones y el 25 de febrero del año siguiente se eligió la poesía ganadora compuesta por el potosino Francisco González Bocanegra.

Cuenta la historia popular que la novia de este poeta que tenía muchos escritos dedicados a ella, lo encerró en una habitación para que compusiera la letra del Himno Nacional y no lo dejó salir hasta terminar su obra.

Tras desaprobar el público la música elegida para la poesía del himno compuesta por el maestro italiano Giovanni Bottesini, se realizó una segunda convocatoria para elegir la nueva adaptación musical.

Se presentaron 15 partituras y el jurado eligió la titulada “Dios y libertad”, del español Jaime Nunó Roca por ser la más digna de todas las presentadas.

Finalmente el 15 de septiembre de 1854 se estrenó el nuevo Himno Nacional en el Teatro Santa Anna de la Ciudad de México, dirigiendo la orquesta el maestro Bottesini con un elenco de 10 solistas, entre quienes se encontraba la soprano Claudina Fiorentini.

Pasaron más de 80 años y el 15 de septiembre de 1935 el maestro y director de orquesta Guillermo Orta Velázquez tuvo la oportunidad de interpretar los “menos malos” de los himnos concursantes de aquel certamen de 1854.

Ante la evidencia que yacía en las notas de las partituras se concluyó que en justicia triunfó el mejor y fue una verdadera fortuna que nos hayamos salvado de los no premiados.

También debemos a esta música que el Himno Nacional fuera catalogado como uno de los himnos más bellos compuestos en todo el mundo.

SUS ELEMENTOS
¿Qué elementos literarios y musicales caracterizan a nuestro Himno Nacional?

La estructura muestra que esta composición consta de un coro que se presenta al principio de la obra y se repite después de cada una de las 10 estrofas.

Su carácter es eminentemente bélico, llevándonos a una actitud de defensa y sacrificio patriótico ante las batallas contra el enemigo.

Abundan en el texto palabras que hoy en día pocas personas saben su significado.

Cada verso o renglón está escrito en decasílabos, o sea de 10 sílabas métricas.

El coro lo forma una cuarteta (4 versos) con rimas consonantes del primero con el tercer verso y del segundo con el cuarto.

Por otro lado, cada estrofa tiene 8 versos cuyas rimas aparecen en el segundo y tercer verso y en el sexto y séptimo verso.

En cuanto a la música, el Himno Nacional es una marcha con brío, de compás de 4 por 4 y en Do Mayor, que es una tonalidad que expresa energía y optimismo.

La instrumentación es para orquesta o para banda sinfónica y su melodía tiene variantes que requieren cierto esfuerzo interpretativo de parte del cantante.

Se detectan algunos floreos o melismas (varias notas sobre una vocal) que acusan el origen español del autor.

Por todas las luchas y penalidades que el país pasó durante las intervenciones y diferentes ideologías políticas, el Himno Nacional tuvo aceptaciones y rechazos y hubo intentos por modificar su letra o música.

Debemos recordar las palabras de Benito Juárez cuando era presidente y le llegaron propuestas para modificarlo: “Ni una letra, ni una nota se cambie al Himno Nacional” sabiendo que ninguna persona tiene derecho a cambiar a su antojo la realidad de la historia y la tradición de México.

El polémico expresidente Antonio López de Santa Anna fue quien inició la convocatoria histórica para componer el Himno Nacional con el objeto de generar la unión entre los mexicanos ante los días trágicos causados por las intervenciones que vivió el país.

Nos encontramos a 166 años de la fecha del estreno del Himno Nacional y recordamos que, como el Escudo y la Bandera Nacional, este Símbolo Patrio ha representado parte de nuestro pasado lleno de tradiciones, penas y alegrías que viven en nuestro presente y en todas las generaciones por venir.

* Jaime Hinojosa Vega es autor, maestro concertista y promotor cultural.

 

Nos encontramos a 166 años de la fecha del estreno del Himno Nacional y recordamos que, como el Escudo y la Bandera Nacional, este Símbolo Patrio ha representado parte de nuestro pasado lleno de tradiciones, penas y alegrías que viven en nuestro presente y en todas las generaciones por venir.

 
Elementos literarios y musicales
De carácter eminentemente bélico, el Himno Nacional tiene una actitud de defensa y sacrificio patriótico ante las batallas contra el enemigo.

+ La estructura consta de un coro que se presenta al principio de la obra y se repite después de cada una de las 10 estrofas.

+ Cada verso o renglón del Himno Nacional está escrito en decasílabos, o sea de 10 sílabas métricas.

+ El coro lo forma una cuarteta (4 versos) con rimas consonantes del primero con el tercer verso y del segundo con el cuarto.

+ Cada estrofa tiene 8 versos cuyas rimas aparecen en el segundo y tercer verso y en el sexto y séptimo verso.

+ Cada verso o renglón está escrito en decasílabos, o sea de 10 sílabas métricas.

+ En cuanto a la música, es una marcha con brío, de compás de 4 por 4 y en Do Mayor, que es una tonalidad que expresa energía y optimismo.

+ La instrumentación es para orquesta o para banda sinfónica y su melodía tiene variantes que requieren cierto esfuerzo interpretativo de parte del cantante.

+ Se detectan algunos floreos o melismas (varias notas sobre una vocal) que acusan el origen español del autor.


 

 

Comentarios