Meta Deportiva

Amador…del deporte

sábado, 16 de noviembre de 2019 · 00:00

Por MAO

Héroe del silencio
Así como llegó, se fue. Como aquel personaje de un corrido: “¿De dónde vino? No lo sabrán ¿A dónde va? No lo dirá. Es buen amigo de la amistad, otras virtudes están de más. La esencia de este personaje era que siempre su bate hacia más ruido que su voz. El nativo de Los Mochis, Sinaloa, pero que desde los 13 años hizo suyo al puerto de Ensenada, tuvo el don natural de saber golpear la pelota y colocarla a placer en tierra de nadie, dentro de toda la zona fair que tiene un campo de beisbol.

Naciendo en el seno de la Municipal y siendo “siniestro”, se consolidó todo un diestro para el arte de batear la esférica; no pasó mucho tiempo en que las selecciones de la Máquina Roja tuviera como asiduo invitado a este hombre menudito, chaparrito pero que era toda una aspiradora cubriendo la primera base.

Estatales iban y venían, así como vestir la casaca del estado en Nacionales y el obligado llamado a defender a su país en una justa internacional, teniendo un brillante desempeño como pelotero tricolor, al grado de ganarse la admiración de quienes en aquella justa mundial cubrían vía radio el evento y al ver que nuestro personaje se convertía en el héroe de uno de esos juegos, le llamaron para entrevistarlo.

La respuesta del aludido fue casi como el título de esta columna, silencio total. Nunca acudió. Quienes no lo conocen pensarán que fue un desaire, una arrogancia. Pero quienes hemos tenido la fortuna de saber su comportamiento dentro y fuera del diamante, sabemos que el es así, un hombre que no gusta de los homenajes, de las entrevistas, de los reconocimientos.

Alejado de cámaras y micrófonos, se ponía el uniforme el día del partido y al finalizar éste, volvía rápidamente a casa a disfrutar de su familia; tomando a su mujer del brazo buscaban las avenidas del puerto para disfrutar del resto del día, mientras sus compañeros se quedaban en el campo, aun comentando, la gran tarde que había tenido su estelar zurdo primera base, algo que era muy cotidiano en los equipos en donde este hombre jugó.

Cosa anecdótica, al paso de varios años, nuestro personaje se encuentra un día con aquel cronista que había “bateado” al no concederle una entrevista; “El Zurdo” lo saludó por su nombre (una celebridad de la crónica deportiva) y le preguntó si se acordaba de él, quizás buscando el pelotero disculparse por aquella acción, a lo que el cronista respondió: “Claro que sí, eres el primera base ensenadense, de varios Estatales y Nacionales y que jugó para México en aquel Torneo Mundial.

Por más silencioso nunca dejará de pasar desapercibido un jugador con tanto talento; miembro de la primera selección estatal de la Liga IC, no olvida nunca la manera como lo presenté en aquel homenaje que les rindieron a él y a sus compañeros de aquel combinado en el Campo Manuela Márquez.

Cada que me ve me lo recuerda y se lo agradezco, pero es sinceramente lo más adecuado para un jugador de su talla. Su estirpe no perdió el rumbo y tuvo en sus hijos notables jugadores como el caso de su hijo Guillermo, destacado beisbolista y softbolista a nivel Nacional.

Le dedico esta columna en vida porque muchos peloteros de su generación lo incluyen dentro de sus equipos ideales como uno de los mejores primeras bases de este municipio. No me queda más que evocar aquella tarde en que lo presente: “Damas y caballeros con ustedes, el hombre que nació para batear… ¡Enrique “Zurdo” Echave!
 

Comentarios