Meta Deportiva

Muere iraní futbolera tras prenderse fuego

El ministro de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Mohammad Javad Azari Jahromi, describió el suceso como un “amargo incidente”
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 00:00

AP
Emiratos Árabes Unidos

Una iraní aficionada al fútbol murió tras prenderse fuego fuera de una cancha al saber que podría ser condenada a seis meses de prisión por intentar entrar en un estadio de futbol, según reportaron el martes medios semioficiales de noticias.

La trágica muerte de Sahar Khodayari provocó indignación entre futbolistas y personas conocidas en Irán, donde las mujeres tienen vetado el acceso a los estadios de futbol en Irán, aunque se les permite entrar en recintos de otros deportes como el voleibol.

Su muerte se dio justo cuando la FIFA gestiona con las autoridades iraníes revertir el veto para partidos de hombres, prohibición que se remonta a la Revolución Islámica de 1979. La FIFA quiere que el asunto sea resuelto antes del 10 de octubre, cuando Irán — la selección asiática mejor ubicada en su ranking — será local de su primer partido de las eliminatorias mundialistas ante Camboya.

La FIFA dijo el martes que “estaba al tanto de la tragedia y que la lamenta muchísimo”.

“La FIFA traslada nuestras condolencias a la familia y amigos de Sahar y reitera nuestros pedidos a las autoridades iraníes para asegurar la libertad y seguridad de toda mujer que participa en esta legítima lucha por acabar el veto a las mujeres en los estadios de Irán”, indicó la FIFA en un comunicado.

Khodayari murió en un hospital de Teherán tras sufrir quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Había estado con respiración artificial desde que se prendió fuego con gasolina frente al tribunal de Ershad en Teherán el dos de septiembre, según el portal noticioso Rokna, que se publica en Irán con el permiso del gobierno.

La mujer, de 30 años, era conocida en medios sociales como la “Chica azul”, por los colores de su equipo favorito, Esteghlal.

Khodayari se inmoló, según los medios, tras saber que podría ir a prisión por intentar entrar en un estadio en marzo para ver un partido del Esteghlal. Iba disfrazada de hombre, con un tocado azul en la cabeza y un largo abrigo cuando la policía la detuvo.

“Acababa de enterarse que podría ser enjuiciada por la Corte Revolucionaria en Irán y recibir una condena de prisión de seis”, dijo su padre al portal noticioso.

La hermana de Khodayari dijo a Shahrvand, un periódico pro reformas en Irán, que su hermana tenía un trastorno bipolar. Su padre dijo que había dejado de tomar sus medicinas hace un año.

Pasó tres noches en el calabozo antes de ser liberada a la espera de juicio.

El Esteghlal emitió un comunicado en el que expresó sus condolencias a la familia de la fallecida.

Comentarios