Meta Deportiva

Misterios de la Baja

Por Gabriel García
miércoles, 1 de abril de 2020 · 00:00

En crisis el Off-Road por COVID-19

Sigue la pandemia mundial del coronavirus y el panorama en las carreras fuera de camino es incierto, más al saberse las impresionantes cifras de contagiados y fallecidos en los Estados Unidos, país en donde se cuenta con un alto número de corredores, mecánicos y equipos de competencia, quienes seguramente están teniendo que lidiar con las medidas de salud y el aislamiento para combatir esta enfermedad.

Al igual que otros deportes, se espera que las pérdidas económicas en el automovilismo y motociclismo sean fuertes, especialmente para las sedes en donde no se han realizado todavía eventos, un caso muy en claro es San Felipe, casa de la 250 y primera fecha del Campeonato Mundial 2020 de Score International, evento que está programado del 5 al 10 de mayo, por lo que seguramente el presidente de ese organismo, Abelardo Grijalva, está a la expectativa de las decisiones de los gobiernos de México y Estados Unidos para dar a conocer su plan de actividades en la tradicional competencia, que precisamente estará celebrando 34 años de existencia en este 2020.

Urge que el COVID-19 se pueda controlar en el continente americano para que las Bajas vuelvan a su normalidad, pero el horizonte de entrada no pinta bien y más por el golpe económico que se espera para los habitantes estadounidenses y mexicanos, por lo que no sería de extrañar que la San Felipe 250 tenga un nuevo cambio de fecha, ya que en estos momentos el deporte pasó a un segundo término, no así la salud, área que ha sido muy golpeada en este año y se sintiera como si un piloto hubiera sufrido una volcadura que lo enviara a dar vueltas por los aires y posteriormente terminar en el suelo con su unidad de competencia en pésimas condiciones.

Ya 22 años del primer rugido del “Tigrillo” Ibarra
Se cumplieron ya 22 años del primer triunfo mexicano en la historia de los Score Trophy Trucks, hazaña conseguida en la San Felipe 250 de 1998 por el ensenadense Juan Carlos Ibarra, quien sorprendió a propios y extraños a bordo del antiguo Chevrolet de la leyenda viviente del automovilismo, Roger Mears.

El “Tigrillo” Ibarra acabó con 4 años de dominio de los pilotos estadounidenses, quienes al cruzar la meta el mexicano a unos metros del monumento de Los Arcos en San Felipe, no daban crédito a lo que sus ojos miraban, ver a un piloto azteca quedarse con la bandera a cuadros en la clase reina del Off-Road.

Inclusive en ese entonces el ex presidente de Score International, Sal Fish, tardó demasiado tiempo en dar como triunfador de las 250 millas a Ibarra, quien para todos los pilotos de los “Monstruos del desierto” era un desconocido, pero no para la afición ensenadense que tenía ya años de verlo participar en eventos promovidos por Ramón Castro y también Aarón García en su municipio de origen.

Precisamente era el “Tomatón” Castro quien estaba al frente del equipo del ensenadense, junto a otros mecánicos como don Rubén Acevedo y el popular “Pescado”, venciendo a escuderías con el triple de su presupuesto en ese evento, tales como Don-A-Vee Motorspors, Terrible Herbst Motorsports y Baldwin Racing, lo que hizo más especial la victoria ante rivales de la talla de Curt LeDuc, quien cerró en la segunda posición de los Tropy Trucks, Ed Herbst, Dan Smith, Danny Letner y Jason Baldwin.

Ante los momentos actuales de receso de las Bajas, recordar ese momento único para este deporte en México es magia pura, con Juan Carlos Ibarra demostrando que los sueños si se cumplen si luchas por ellos en base a mucha preparación y trabajo, aunque la mayoría te diga que no le puedes ganar una lucha a esos “gigantes” que normalmente están acostumbrados a estar en la cima, en marzo de 1998 un corredor tricolor demostró lo contrario y todavía sigue esperando una nueva oportunidad para volver a las “Grandes Ligas” del Off-Road, no por nada su nombre está grabado para siempre en el libro dorado de Score International y de los Trophy Trucks.

bajaismyfavoriteplace@gmail.com



 

Comentarios