Meta Deportiva

“Máquina” de pegar imparables

Juan Murillo Rochín tenía todo para destacar en el beisbol profesional, y aunque las circunstancias no se dieron, su trayectoria a nivel estatal y nacional es reconocida por propios y extraños
sábado, 23 de mayo de 2020 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Una carrera construida con una base en la tenacidad, convirtió a Juan Murillo Rochín en uno de los peloteros históricos de Ensenada.

Los inicios no fueron sencillos, ya que sin contar con la autorización de su padre -el ingeniero agrónomo Víctor Fernando Murillo Solorio-, asistía a los entrenamientos de Astros, equipo dirigido por Miguel ‘Campaneris’ Lara.

Cuatro décadas después, sin importar lo que le depare el futuro, el orgullo de Maneadero puede sentirse satisfecho tras celebrar campeonatos de Primera Fuerza y Veteranos en Ensenada, Rosarito y Tijuana.

El licenciado en informática, egresado de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), fue bautizado por Rogelio Escobar Zaragoza (qepd) como el Caballero del Beisbol, apodo con el que se le identifica.

Siempre he sido un jugador que respeta los reglamentos, que nunca se rinde, ni deja de correr, ni sudar la camiseta y me he sentido comprometido con don Rogelio Escobar, a quien le gustaba mi forma de jugar: serio, callado, alejado de escándalos, dando el 100 por ciento, detalló.


Murillo Rochín agregó que, "Rubén Sánchez decía que el beisbol es adrenalina, y pelotitas que corren por tus venas y en ocasiones hay marcaciones de los ampayers que cambian un juego, incluso una temporada, y te dan ganas de gritar miles de cosas, pero la voz interior me pide que respete".

También forman parte de mi crecimiento como persona los valores que me inculcaron mis padres, quienes me han pedido evitar pleitos, respetar a todo mundo y si alguien me provoca, prefiero alejarme de ahí, afirmó.


En su amplio recorrido por los diamantes, el fino pelotero asistió a cinco etapas estatales universitarias, cinco regionales y cuatro nacionales.

El responsable de involucrar a Juan Murillo en el beisbol fue su amigo y a la postre, compañero con Astros de Maneadero, Sergio Moreno.

Participaba en eventos de atletismo, ya que en la escuela mis maestros me veían cualidades por mi velocidad, hasta que Sergio, quien fue muy persistente, me invitó y a escondidas de mi papá, quien trabajaba en seis parcelas y no había tiempo de voltear al deporte, fui al campo, me llamó la atención y así empecé, recordó.


El impacto de Juan a sus escasos seis años resultó inmediato y terminó apoderándose de la titularidad en el infield.

Llegué jugando segunda base, misma posición de mi vecino, que era dos o tres años mayor que yo, me salieron más facultades, lo tumbé, se decepcionó y dejó de jugar

, relató el ex integrante de Venaditos de Carlos Carrillo y Chapultepec.

Los Astros de Rafael Bravo y Rubén Sánchez Legaspy confiaron en su talento al debutarlo en la Primera Fuerza de la Liga Rural de Maneadero.

En su temporada de novato, a los 14 años, sustituyendo al ‘parador en corto’ Guillermo Silva, salió airoso de la prueba de fuego.

Con bat de aluminio, Rubén Julio Reyes sacó una rola muy fuerte, no le tuve miedo. Botó mal, me pegó entre cuello y pecho, me sofocó, sin embargo, me dio tiempo de sacar en primera, resaltó.


La siguiente semana, añadió, "Ray Carrillo, quien era nuestro jardinero derecho y cuarto bat, había pegado dos jonrones y me cedió su lugar, además todos me cuidaban mucho de que no me fuera a lastimar".

Al otro domingo, con cuadrangular y sencillo, se repite la historia. Ray sale para mandarme al derecho, yo nunca había fildeado, los de experiencia comenzaron a batear para allá, y yo mismo me sorprendí que agarré batazos difíciles y me salió brazo sacando outs en bases, precisó.


Apenas bastaron dos años para que Saraperos de Saltillo, Guerreros de Oaxaca, Diablos Rojos y Tigres del México se esforzaran por firmar al prospecto,

Las cuatro organizaciones de Liga Mexicana mostraron interés en un try out realizado en el Antonio Palacios, en el que, a los 16 años, en mis tiros del jardín a home la pistola marcó 86 millas, a pesar que nunca tuve quien me puliera y me enseñara a fondo, a diferencia de los compañeros que jugaban en Ensenada, enfatizó.


En la Liga Municipal de Ensenada, amplió, "contaban con rutina de ejercicio, acondicionamiento físico con pesas y les ayudaba para mejorar su velocidad, en mi caso, estaré eternamente agradecido con ‘Campaneris’ y don Rubén Sánchez".

Tras una práctica de cuatro horas, "los cuatro scouts hablaron con mi mamá María Armida Rochín Bon, posteriormente con mi papá, pero no me dio la oportunidad debido a que ya le ayudaba en el rancho y era mano de obra gratis, aunado a que agarré rápido el sistema de trabajo y su deseo era que lo superáramos, temía que abandonara la escuela".

Le pedí que me permitiera probar dos años y si no daba resultado y no estaba con el equipo grande, me regresaba. De hecho, el plan era darme de baja temporal en el CBTA 198, los maestros me daban todas las facilidades y ofrecieron apoyarme, puntualizó.


Juanito Murillo dio a conocer que, "Saraperos y Tigres llamaban mi atención, sentía que había la posibilidad de concretar algo, aunque mi papá no me dio permiso y no se lo reprocho, sólo Dios sabe porque hace las cosas, aunque sí queda la espinita".

En partidos de preparación con selecciones, me tocó batearle bien a Águilas de Mexicali, es por eso que sé que pude haberlo hecho y aprender más, manifestó.


Como miembro de la Liga Rural de Maneadero, Juan Murillo defendió los colores de Águilas, Empaques San Ángel y Venados.

Todos los días, en la tarde-noche, corría en el campo en un área donde estaba pesada por la arena, después me iba entre las parcelas hasta Punta Banda, y el domingo me sentía ligero; hubo un año en el que robé 19 bases sin ser sacado, aseguró.


En 1996, tras brillar en las ‘praderas’ y receptoría durante el Campeonato Estatal de Primera Fuerza, recién desempacado del Nacional de Chihuahua, emigra a la Liga Municipal, donde permaneció alrededor de 17 años.

Luis Arce era mánager de Venados, que cambió a Carnicería Rodríguez y se quedó al frente Jesús López Gastélum, curiosamente ningún equipo de la Rural lo invitó, así que me tío ‘Gúicho’ me insistió y me dieron de alta, indicó.


Murillo reveló que "nunca se me olvida que al enterarse que iba a la Municipal, Chicho Verdugo me esperó en la puerta del Antonio Palacios para darme la bienvenida, me dijo: que Dios te bendiga, que te vaya de lo mejor y ojalá nos dures muchos años aquí. Es un detalle que queda marcado".

En su exitoso paso por el organismo rojo, vistió las franelas de Grúas Salcedo, Farmacia Lis, Cuervos, Agrícola Colonet y cerca de 10 años fue pieza fundamental en la formación del tricampeón Pacific Maderería- Construrama.

En su currículum sobresalen sus 32 participaciones y siete títulos estatales de Primera Fuerza, cuatro de ellos con la Máquina Roja de la Liga Municipal de Ensenada, y tres con Rosarito.

Sus brillantes actuaciones le valieron ser convocado a cinco Nacionales de la máxima división (Nuevo León, Chihuahua, Baja California, Baja California Sur y Zacatecas) obteniendo el subcampeonato en Monterrey y La Paz.

En 1995 en Monterrey, en un representativo peninsular en el que destacan los nombres de Óscar Robles, David ‘Chile’ Cárdenas, Víctor ‘Vitola’ Domínguez, Carlos ‘Calaco’ Treviño, Ramón Pacheco, Tomás Rocha, Alonso Reyes, Francisco Moctezuma y Rodolfo ‘Fito’ Sández, entre otros, recibió el nombramiento de mejor novato al batear .423.

Juan Murillo Rochín ha integrado las novenas campeonas de Astros, Águilas, Cuervos, Pacific Maderería- Construrama, Agrícola Colonet, Rancho Contreras, Imprenta San Ysidro, Parcela 49.

Al término del rol regular del Torneo Oficial Selectivo 2019-2020 de la Liga Rural de Maneadero, el ex Pantera del CET 74, se proclamó ‘champion bat’ al promediar .520.

CIMARRÓN
En competencia estudiantiles, Juan Murillo formó parte del seleccionado de la UABC en cinco eliminatorias estatales, cinco regionales -Hermosillo, La Paz, Culiacán, Monterrey y Chihuahua- y cuatro nacionales -La Paz, Mérida, Monterrey y Culiacán-.

Quedé campeón bateador en el estatal y nacional de Yucatán en 1994 con .715, puntualizó.

VETERANO
La categoría Veteranos, en la que debutó como invitado a los 36 años, tampoco ha estado exenta de resonantes victorias al totalizar ocho campeonatos de liga -cuatro con Rancho Contreras en Rosarito y cuatro con Imprenta San Ysidro, dos en la Liga Amateur y otro par en la Municipal de Tijuana-, y cinco estatales -dos invictos con Rosarito, dos con Amateur de Tijuana y uno con Municipal de Tijuana-.

Así como un subcampeonato. De manera invicta en 2013, guía al combinado de Baja California a la consecución de la corona nacional en La Paz, Baja California Sur y a un segundo lugar en Hermosillo.

En 2010 impuse récord en la Liga de Rosarito con porcentaje de bateo de .675 y conecté nueve cuadrangulares, mientras que en el estatal de 2014 en Tecate, terminé con .615, concluyó.

FRASE
Juan Melgoza y Ruperto Delgado, ejidatarios y beisbolistas de ‘hueso colorado’, platicaron con mi papá y mi abuelo, que siempre estuvo orgulloso de su nieto mayor. En ese tiempo, a mis hermanos Erick y Édgar, quien fue con Saraperos, yo les enseñaba y nos veía en la casa a todos, eso le cambia el chip de que se podía combinar el beisbol con el estudio, Juan Murillo Rochín



FICHA:

Nombre: Juan Murillo Rochín

Fecha de nacimiento: 5 de noviembre de 1973

Lugar de nacimiento: Ensenada, B. C.

 

Galería de fotos

Comentarios