Meta Deportiva

Maddux: reinante ganador

Entre 1992 y 1993 Atlanta firmó a Greg Maddux, en un contrato de 28 millones de dólares por cinco años para verlo conseguir sus victorias históricas
martes, 15 de septiembre de 2020 · 00:00

Héctor Barrios Fernández/COLABORACIÓN
Ensenada, B. C.


Los Bravos de Atlanta ganaron el banderín de la Liga Nacional en 1991 y 1992, fue la primera vez que la Liga Nacional repetía campeón desde que lo hicieran los Dodgers de Los Ángeles de 1977 y 1978, pero igual que los Dodgers, los Bravos perdieron las dos Series Mundiales.

Durante el receso de temporada entre 1992 y 1993, Atlanta firmó al reinante ganador del trofeo Cy Young de la Liga Nacional, Greg Maddux, en un contrato de 28 millones de dólares por cinco años.

Greg se unió a la distinguida rotación que incluía a Tom Glavine, John Smoltz y Steve Avery.

En 1993, nuevamente Maddux ganó el trofeo Cy Young, con 20 victorias y liderando la liga con 2.36 en porcentaje de carreras limpias admitidas.

Los Bravos ganaron 104 juegos y por tercera vez consecutiva obtuvieron la corona de la División Oeste, pero fallaron en llegar a la Serie Mundial al caer ante los Filis de Filadelfia en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

SIN PERDER RITMO
Al siguiente año, Greg Maddux se convirtió en el primer lanzador en ganar tres veces consecutivas el prestigiado trofeo Cy Young.

Tuvo récord de 16-6 y 1.56 en carreras limpias admitidas, el tercer porcentaje más bajo desde el final de la Era de la Pelota Muerta en 1920.

Cuando la huelga de jugadores hizo que terminara la temporada en agosto, los Bravos estaban en segundo lugar en la recientemente realineada División Este de la Liga Nacional.

Aunque la temporada de 1995 comenzó tarde, Greg y los Bravos no perdieron el ritmo.

El lanzador derecho de 29 años de edad ganó su cuarto Cy Young seguido y por segundo año en fila lo ganó por unanimidad en la votación.

Hasta la fecha, el único otro lanzador que ha ganado el Cy Young cuatro veces consecutivas es Randy Johnson, de 1999 al 2002.

Otros lo han hecho cuando mucho dos veces seguidas.

CARRERAS SUCIAS
En el primer año de una postemporada expandida por los equipos “comodines”, los Bravos pasaron sobre los Rockies de Colorado en la Serie Divisional de la Liga Nacional y barrieron a los Rojos de Cincinnati en la Serie de Campeonato.

Atlanta se encaminó a su tercera Serie Mundial en cinco años.

Al abrir la Serie Mundial, Maddux llevó a los Bravos a obtener la primera victoria al ganar a los Indios de Cleveland 3-2, permitiendo dos hits sin conceder bases por bolas, es justo aclarar que las dos carreras de Cleveland fueron sucias.

Greg Maddux perdió el quinto juego, pero Tom Glavine aseguró la Serie al ganar el sexto, al dejar en solamente un hit a los Indios.

ÚLTIMA OPORTUNIDAD
En 1999 los Bravos tuvieron oportunidad de tomar revancha de los Yankees que los vencieron en la Serie Mundial de 1996.

Atlanta ganó 103 juegos durante la temporada regular, pero no pudieron contra los Yankees quienes ganaron cuatro en fila.

Esta sería la última oportunidad de Maddux de ganar una Serie Mundial con Atlanta.

Los Bravos ganaron su División una y otra vez, cada año, de hecho de 1995 al 2005, más tres temporadas antes de la huelga, de 1991 a 1993, pero fracasaron en avanzar de la primera ronda en cinco de seis postemporadas, de 2000 al 2005.

En la Serie de División vencieron a los Astros de Houston en el 2001, pero cayeron contra los Diamantes de Arizona en la Serie de Campeonato.

Después de la temporada del 2003, Maddux volvió a su equipo original, los Cachorros.

En sus 11 temporadas con Atlanta, Greg nunca ganó menos de 15 juegos y su promedio de carreras limpias en todos esos años fue de 2.63, unos números asombrosos en una era en que el porcentaje de carreras limpias entre los lanzadores de la Liga Nacional fue de 4.29.

Usando el uniforme de los Cachorros, Maddux ganó su juego 300 en el 2004. Un año más tarde ponchó al bateador 3 mil para ser uno de los pocos miembros del club de 300/3000.

Sus 16 ganados en el 2004 también marcaron un récord de 17 temporadas consecutivas con al menos 15 victorias por campaña.

Después de perderse la temporada del 2005, fue enviado a los Dodgers mediante un cambio en julio del 2006 y tuvo otro año de 15 triunfos.

Jugó sus últimas dos temporadas con San Diego y Los Ángeles.

Se retiró en noviembre del 2008 a la edad de 42 años.

MAESTRÍA EN DOMINIO
Conocido como “El Profesor” por su estudio del juego, Maddux carecía del poder de lanzadores como Nolan Ryan, Roger Clemens o Randy Johnson, pero su maestría en el dominio de múltiples lanzamientos y su habilidad de colocarlos en donde quería, lo hicieron un lanzador exitoso por dos décadas. Ponchó a 3 mil 371 bateadores en su carrera, fue muy efectivo en obligar a los bateadores a roletear los lanzamientos abajo y afuera, su exactitud y control también le permitieron mantenerlos en el lugar deseado, esto ayudó a su durabilidad.

Lideró a la Liga Nacional en juegos abiertos en siete ocasiones, para un récord y tuvo más de 5 mil innings lanzados en su carrera.

Fue entronizado al Salón de la Fama en el 2014 con el 97.2 por ciento de los votos.

Ganó 18 guantes de oro por su fino fildeo en su posición como lanzador, más que cualquier otro jugador en cualquier posición, incluyendo 13 en forma consecutiva de 1990 al 2002.

Cuando Greg Maddux estaba en los últimos días de su brillante carrera, en la primera entrada del juego que estaba lanzando, el umpire no le concedía las esquinas del plato, al sacar el tercer out de esa entrada, Maddux, quien no se caracterizaba por discutir con los jueces, en lugar de irse al dugout, se encaminó al pentágono y más o menos le dijo al juez: “Señor, usted sabe que mi edad no me permite desvelarme y me tengo que acostar temprano, así que hágame el favor de marcarme las esquinas como buenas”.

A partir de ese momento todos los lanzamientos de ese tipo fueron “strikes” y Maddux y todos se fueron a dormir temprano.

Espero sus amables comentarios en:

info@beisboldelosbarrios.com




 

 

Galería de fotos

Comentarios