Meta Deportiva

Conduce “Chucky” pase en Coppa Italia

Hirving Lozano otra vez acaparó las miradas en la cancha, al llevar al Napoli a cuartos de final
jueves, 14 de enero de 2021 · 03:49

Agencia Reforma
Ciudad de México

Hirving Lozano marcó un golazo y dio una asistencia para conducir al Napoli a los cuartos de final de la Coppa Italia, tras el 3-2 sobre el Empoli.

El “Chucky” otra vez acaparó las miradas en la cancha, y no por lo que ocurre fuera de ella ante las versiones de un posible choque con Lorenzo Insigne.

Al 17’ ya hacía diabluras. Desbordó por derecha y con la parte externa mandó un centro, una perfecta diagonal retrasada a la llegada de Giovanni di Lorenzo, quien con la cabeza remató a contrapié del guardameta del Empoli.

No había sido la primera aproximación del “Chucky”. Al 6’ recibió un pase filtrado, apenas acarició la pelota para dar la media vuelta y ponerse de frente al arco. De no ser por el portero, que desvió a mano cambiada, el mexicano pudo marcar.

El Empoli no fue presa fácil. Ya al 28’ anunciaba con un remate de tijera de Matos, estético a más no poder, en el que la pelota pegó en el travesaño. Minutos después, el suizo-macedonio Nedin Bajrami ingresó por derecha y disparó a segundo poste, con tal precisión que el guardameta quedó inmóvil, incapaz de reaccionar.

ANOTÓ UN “GOLAZO”
La mejor pintura de Lozano llegó al 37’. El zaguero Mattia Viti se durmió al bajar mal el balón, con el muslo, tras lo cual el mexicano robó la pelota y le pegó al ángulo superior izquierdo. Un golazo en toda la dimensión de la palabra.

No fue lo único del “Chucky”. Llegó por derecha, por izquierda, colaboró en tareas defensivas, tuvo otro disparo sin ángulo en el que la pelota coqueteó con la línea de gol. El mexicano cada vez se ve mejor, más sólido, seguro ante la confianza que deposita en él su técnico Gennaro Gattuso.

No se dejó el Empoli, que respondió al 68’ con otro gran gol, del propio Bajrami, en un tiro cerca de la media luna, en el que la pelota entró casi rozando el poste izquierdo.

El Napoli nunca bajó la guardia, pero aun así el daño era severo. El gol del triunfo cayó al 77’, cortesía de Andrea Petanga, este tanto sin tanta estética, producto de un rebote tras un tiro de esquina, pero fundamental para que el campeón de la Copa Italia siga vivo y ya esté en los cuartos de final.
 

 

 

Comentarios