#EnLaMira

Cultiva en los diamantes

Marco Antonio Mendoza, después de su paso por el beisbol profesional se ha dedicado a detectar talento en el ‘Rey de los Deportes’
viernes, 22 de diciembre de 2017 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, BC

Las lesiones en su brazo de lanzar alejaron a Marco Antonio Mendoza del sueño de ascender a las Grandes Ligas.

El futuro lucía prometedor para el pitcher sinaloense que abrió dos juegos y relevó por espacio de cinco innings en el séptimo de la Serie Final de la Liga Mexicana de Beisbol en la temporada 1994.

En aquella ocasión, a domicilio, Diablos Rojos del México se impuso a Sultanes de Monterrey para obtener el décimo primer campeonato de su historia.

Unos meses antes, junto a Daniel Garibay, Ismael “Rocket” Valdés, Juan Gabriel Castro, Antonio “Cañón” Osuna, Karim García, Francisco Campos, entre otros, formó parte de la décima generación de egresados de la Academia de Pastejé.

El administrador del programa MLB Élite México, comentó que “participé dentro de un proceso de desarrollo muy interesante y dicha formación nos sirvió para la vida, nos dio carácter y temple”.

El zurdo debutó a los 17 años enfundado en la franela de Diablos Rojos del México y su impacto fue inmediato.

“Como novato, tiré el séptimo juego de la final contra Sultanes, en un estadio lleno, me sentía como un Grandes Ligas y esa fue una gran experiencia, que me marcó para bien”, apuntó.

El desempeño del mochiteco con los “escarlatas” trazó su camino a las “granjas” de Dodgers de Los Ángeles, donde se coronó bicampeón de la Liga Rookie en República Dominicana.

Los problemas en su brazo izquierdo iniciaron mientras lanzaba en Clase A, antes de ser opcionado a Diablos Rojos.

“Ya andaba malo del brazo, dejé de jugar pelota un año, regresé a Liga de Invierno a Colombia, luego a Nicaragua en lo que estaba haciendo mi proceso para volver”, recordó.

Su siguiente destino fue Piratas de Campeche, novena con la que pudo recuperar su velocidad y “me voy con Allentown a la Northern League, donde estuve un ratito y ya después me hacen una muy buena propuesta para regresar a Campeche”.

A los 31 años, con el “hombro izquierdo lleno de callosidad, tenía que ser operado, y a mi edad el proceso de rehabilitación era muy largo”, situación que lo obliga a retirarse.

El ex scout de Yankees de Nueva York aprovechó el tiempo para concluir sus estudios universitarios y trabajar en el Instituto Correcional para Menores.

“Mi perfil es de psicología y parte de mi tesis tuvo que ver con el impacto del deporte en jóvenes con problemas sociales y adicciones”, explicó.

Posteriormente, “me integré al proyecto de un gobernador y nos pusimos a trabajar en la dirección de programas preventivos de seguridad pública del estado, a hacer programas sociales a través del deporte”.

“Comenzamos a trabajar desde pequeños con ellos, me interesó el desarrollo de talentos y la propuesta que entregamos al gobierno era hacer una academia de beisbol con fondo social, que el muchacho tenga la oportunidad de ser firmado, aunque sin ser ese el objetivo, sino una consecuencia, siguiendo un proceso de desarrollo normal”, agregó.

Tras pertenecer al sistema de Dodgers de Los Ángeles, “quería realizar un convenio con ellos”, sin embargo, con el paso del tiempo, decide “no conformarse con una o dos organizaciones si podía trabajar con todas”

“Me acerqué a la oficina del comisionado de Grandes Ligas y conocí Joel Araujo -gerente internacional de desarrollo de MLB- y hay un área de desarrollo que maneja programas de academias, nosotros teníamos instalaciones físicas, logramos que nos visitara Kim NG, vicepresidenta de operaciones de MLB y brazo derecho del comisionado Rob Manfred y les gustó el apoyo del gobernador Mario López Valdez (Malova)”, puntualizó.

El tres veces mundialista, dijo que “les encantó la idea de apoyarnos con su aval y patrocinio con el programa Élite que se lleva a cabo en Culiacán, una región altamente productora de peloteros”.

“Grandes Ligas se encarga de cubrir todo lo relacionado al beisbol como material, uniformes, plantilla de entrenadores y sin costo alguno para los muchachos, quienes podrán representar a su casa, colonia, liga, municipio, estado, y si la consecuencia es que sean firmados para la pelota profesional, qué bueno”, señaló.

De no ser así, continuó, “estamos por apoyar con becas estudiantiles en universidades de Estados Unidos, debido a que existe un área de MLB que se dedica a buscar oportunidades para jugadores con buen promedio escolar, dominio del inglés y con talento en el deporte”.

LIGA JUVENIL SUPERIOR
Marco Antonio Mendoza viajó a Ensenada para atestiguar el nacimiento de la Liga de Beisbol Juvenil Superior de Ensenada.

“Estamos muy interesado en brindar apoyo moral, logístico, asesoría, capacitaciones y programas al equipo de trabajo de Noel (Montoya) y Mario (Pérez) y a la vez, jugar con la idea de organizar un torneo de academias en el que se compita sanamente para el desarrollo y homologar criterios en los sistemas y métodos de enseñanza”, expuso.

Major League Baseball, detalló, “tiene un programa enfocado a coaches a nivel internacional, que se basa en un manual que está a cargo de los mejores entrenadores de Grandes Ligas y no sólo para jugadores profesionales, ahora se incluye desde las categorías menores”.

Lo que se pretende evitar es que el prospecto, al cumplir 14 o 15 años, “no esté enfadado porque el beisbol se convirtió en una carga, en una responsabilidad que no necesitaba, queremos que sea divertido y algo que con el paso del tiempo puede ser útil en lo formativo, en la integración, sentido de pertenencia e identidad que brinda participar en el beisbol”.

“Queremos dentro del terreno gente con conocimiento, que sepa el tipo de frustración que siente el niño cuando se poncha y si nunca se paró en el plato a recibir tres pedradas, no lo entenderá”, manifestó.

CRECIMIENTO DE LOS TALENTOS
“Hablamos que de los 4 a los 11 años, el beisbol debe ser completamente lúdico, de diversión, una experiencia gratificante y ya llegará el momento donde vamos a generar el tema de la competitividad y resiliencia”, declaró.

Aunque este paso se dará en “una etapa en la que tiene que ver con su desarrollo biopsicosocial: en lo biológico, que esté listo; psicológico, que esté preparado para recibir este tipo información y social, que ya puede manejar la presión de padres y amigos”.

MLB Y SUS SEMILLEROS
Mendoza, aseguró que las Grandes Ligas han depositado su atención en los semilleros que significan las ligas infantiles.

“Pretendemos que los padres tengan el conocimiento de lo que sucede para que valore y respete al entrenador y su relación sea positiva, no de rivalidad, que sean aliados para generar un triunfador”, resaltó.

Asimismo, se trata de erradicar a los “papás que se la pasan gritándole a los ampayers, eso crea niños desafiantes, desobedientes, rebeldes y la idea es moldearlo a través de los valores que representa el deporte de manera inherente que es la disciplina que le da el hacer ejercicio, trabajar, cumplir con su horario, respeto y tolerancia, esas son las virtudes que queremos que se repliquen”.

“Como pelotero no lo conseguí, pero ahora soy un Grandes Ligas desde hace dos años y gracias al beisbol estudié, viajé, conocí gente, trabajé e impactar a un muchacho de manera positiva, haciendo lo que nos gusta; ¡qué más podemos pedir!”

FICHA

  • Nombre: Marco Antonio Mendoza Cervantes
  • Fecha de nacimiento: 1 de mayo de 1973
  • Lugar de nacimiento: Los Mochis, Sinaloa
     

Recibe las mejores noticias del día a través de tu WhatsApp.

Suscribirte a este nuevo servicio gratuito, es muy sencillo:

1. Agrega el número 646 151 - 4145 a tus contactos del celular con el nombre Buzón El Vigía.

2. Desde WhatsApp, envía un mensaje a través de la app con la palabra “Listo” al contacto Buzón El Vigía.

Comentarios