Meta Deportiva

Con paso de campeón

El cátcher mexicano, Orlando Piña Ibarra, puede presumir a sus 20 años haber conquistado ya dos campeonatos del mundo, tras debutar a los 18 en la Liga Mexicana de Beisbol
sábado, 15 de diciembre de 2018 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net |Ensenada, B. C.

El sonorense Orlando Fortunato Piña Ibarra es uno de los 24 peloteros que pasaron a la historia del beisbol mexicano.

El pasado 28 de octubre, en el estadio Édgar Rentería de Barranquilla, Colombia, México derrotó 2-1 en 10 innings a la selección de Japón, para consagrarse por primera ocasión campeón mundial Sub-23.

El receptor perteneciente a la organización de Diablos Rojos del México, vio acción en siete de los nueve encuentros disputados por el representativo tricolor.

En 25 turnos legales ante Países Bajos, Colombia, Sudáfrica, Venezuela, República Dominicana, Corea del Sur y Japón, disparó ocho imparables, dos dobletes, par de cuadrangulares, anotó seis carreras, produjo ocho, y su promedio ofensivo quedó en .320.

“Se hizo una preselección que asistió al clasificatorio de Panamá, quedó en segundo lugar, y cuando regresan a México nos encontrábamos entrenando y el mánager Enrique “Che” Reyes me habla, para platicarme que va a haber un mundial y estaba interesado en que fuera como cátcher”, comentó.

Al ser tomado en cuenta para jugar su segundo campeonato mundial, Piña Ibarra se sintió “orgulloso de que me consideraran para representar al país y, de inmediato, le respondí que sí”.

“Solamente en el primer y tercer juego me quedé en la banca, me fue muy bien y terminamos muy contentos”, apuntó.

El equipo “azteca”, a la postre ganador de su primera medalla de oro mundial a nivel profesional, estuvo integrado por jugadores de diferentes novenas de la Liga Mexicana de Beisbol.

En la eliminatoria de grupos, México terminó con récord de 4-1 al vencer 2-1 a China Taipéi, 14-7 a Países Bajos, 7-6 a Colombia, 13-3 a Sudáfrica y caer 7-2 frente a los nipones en el preámbulo del duelo decisivo.

En la llamada súper ronda, a pesar de perder 3-2 ante Corea del Sur, después de imponerse 10-4 a Venezuela y 3-1 a República Dominicana, se clasificó a la final para tomar venganza de los japoneses.

En su etapa juvenil, el pelotero nacido el 9 de abril de 1998 en Ciudad Obregón, Sonora, se coronó campeón mundial de la categoría 15-16 años en Honduras, y unos años antes vistió la franela nacional en el Panamericano de Venezuela.

INICIOS
“Empecé mi carrera a muy temprana edad en la escuela La Salle, donde pasé la mayor parte de mi etapa infantil, luego en la Liga Tomás Oros, y así me fui desarrollando hasta que me firmó Diablos Rojos”, informó.

Orlando Piña Ibarra, quien ha brillado en competencias nacionales e internacionales, creció en un entorno beisbolero hasta convertirse en el primer pelotero profesional de su familia.

A los 14 años es enviado a la Academia Alfredo Harp de Oaxaca y posteriormente, pasa un año en las instalaciones del Carmen, Nuevo León.

Su meteórico ascenso continuó en 2015 al ser asignado a Diablos de Hermosillo, sucursal de los “escarlatas” en la Liga Norte de Sonora.

Apenas cumpliendo la mayoría de edad, en 2016, hace su debut en el circuito veraniego como cátcher de Diablos Rojos.

“Recuerdo que estaba muy nervioso, pero ya que se cantó el playball todo vuelve a la normalidad”, afirmó.

El primer imparable lo conectó en el “Palacio Sultán” de Monterrey ante los envíos del hermosillense Marcos Rivas, “momento que queda grabado para siempre en la memoria”.

“En 2016 llegué con el (Víctor) “Flamingo” Bojórquez a Marineros y nos eliminaron en semifinales, regreso en 2017 para quedar campeón y este año sólo estuve un mes al principio de la temporada”, antes de ser reclamado por Guerreros de Oaxaca.

Como miembro de una organización que suele cobijar a su talento nacional, “nos sentimos cómodos ya que siempre nos respaldan”, aseguró.

Orlando Piña, dio a conocer que su principal cualidad es la defensiva, aunque, “con bateo oportuno”.

Los responsables de “pulirlo” en la Academia del Carmen fueron “Abelardo Vega, quien me ayudó mucho a mejorar la mecánica de bateo” y Héctor Estrada “en el cacheo”.

NUEVO “MARISQUERO”
El pasado domingo, Piña se presentó en la séptima jornada del Torneo Interligas de Beisbol de Primera Fuerza, denominado Trofeos Bule´s.

Sergio “Zurdo” Inzunza, coach de Marineros de Ensenada sirvió de enlace para el arribo de Stiff Rodríguez y Orlando Piña a las filas de Mariscos Bahía de la Liga Industrial Comercial de Ensenada.

“Ya conocía a algunos de mis compañeros y me recibieron muy bien”, señaló el jugador que pertenece a Yaquis de Ciudad Obregón.

Mientras se mantiene activo en Ensenada, esperará el llamado de Diablos Rojos o Guerreros para reportar al campamento, con miras a la campaña 2019 de LMB.

En el duelo ante Mineros en el campo Alberto Mancilla Ponce de Valle Verde, en el que anotó la carrera de la diferencia en el 3-2 favorable a los ‘marisqueros’, “inicié sacado de onda pero me iré ajustando en las siguientes semanas”.

FRASE
“Me siento muy a gusto en Ensenada, me gusta mucho la ciudad, el ambiente que se vive en el estadio, la gente es buena y siempre apoya”.
Orlando Fortunato Piña Ibarra


FICHA:
Nombre: Orlando Fortunato Piña Ibarra
Fecha de nacimiento: 9 de abril de 1998
Lugar de nacimiento: Ciudad Obregón, Sonora
Estatura: 1’80 metros
Peso: 98 kilos

Comentarios