#EnLaMira

Busca Uriak dejar huella

Con una experiencia de 17 años en el beisbol profesional, el pelotero venezolano puede presumir de una exitosa y brillante carrera
jueves, 1 de febrero de 2018 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, BC

Luego de 17 años de trayectoria profesional, Uriak “Chamo” Márquez Weffe, disfrutó de un inolvidable 2017.

En un lapso de seis meses tuvo participación en las finales de las ligas Mexicana de Beisbol y Norte de México, así como en la del Interligas de Primera Fuerza, representando a Agromation de la Industrial Comercial.

Márquez fue figura en el campeonato conseguido por Marineros de Ensenada en agosto, antes de integrarse a Toros de Tijuana, novena con la que se coronó tres semanas después.

El venezolano naturalizado mexicano debutó en el circuito veraniego en 2016 defendiendo los colores de Olmecas de Tabasco, equipo que lo transfirió a Acereros de Monclova.

En 86 juegos, bateó .272, con 80 hits, cinco batazos de vuelta entera, 38 carreras anotadas y 45 producciones.

Previo al arranque de la temporada 2017, el “Chamo” decidió permanecer en casa para cumplir un sueño largamente anhelado.

“Para mí fue algo increíble, ya que una de mis metas era quedar campeón con el equipo de Ensenada”, informó.

Como parte de su preparación rumbo al arranque de la Liga Norte de México, “me quedé en el beisbol amateur, donde hay muy buen nivel, con jugadores de experiencia, que incluso estuvieron en los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico, como Ismael Salas, Agustín Murillo, Leo Heras”.

En la definición del Interligas, Uriak se “robó” home en el décimo episodio para igualar el encuentro a seis anotaciones, sin embargo, el gusto no duró mucho, ya que Francisco “Frank” Ramos lo liquidó con un “bambinazo”.

Agromation, su equipo, cayó en 11 innings frente a Mariscos Bahía por pizarra de 7-6.

Tras dar vuelta a la hoja, fiel a su costumbre, se convierte en uno de los referentes de Marineros de Ensenada.

Los porteños necesitaron siete juegos para imponerse a Algodoneros de San Luis en una emocionante serie que también se decidió en entradas adicionales, razón por la que “pensé que si perdíamos yo era el ave de mal agüero, gracias a Dios se dio el resultado, sentí una alegría muy grande”.

“Una las cosas por las que juego en Ensenada es porque aquí están mis hijas, mi esposa, además mis padres y mis hermanos viven aquí debido a la situación que atraviesa Venezuela, y como pelotero y persona sentí mucha satisfacción”, apuntó.

DOS CAMPEONATOS EN UN AÑO
Uriak Márquez tuvo su primer contacto con la directiva de Toros de Tijuana durante el cierre de su pretemporada 2017.

En el campo deportivo Antonio Palacios, los tijuanenses apalearon 10-1 a Marineros de Ensenada, cuya ofensiva y defensiva fue liderada por el versátil jugador.

“Me fui de 3-2 con una impulsada, realicé buenas atrapadas y al final, Jorge Campillo -ex gerente deportivo- me pidió mis datos”, recordó.

Al mismo tiempo, Piratas de Campeche intentaba convencerlo de trasladarse al sureste de la República Mexicana ofreciéndole la titularidad en la tercera colchoneta.

Tras poner a su familia como prioridad, el sudamericano optó por permanecer en casa para regresar a la Liga Norte de México.

Márquez Weffe fue pieza fundamental en el trayecto rumbo a la obtención del tercer título en la historia del club local.

“Víctor “Flamingo” Bojórquez, tremendo mánager y mis respetos como persona, me tomó mucho en cuenta y me dio libertad de jugar”, señaló.

Uriak alineó en 74 partidos, pegó 92 inatrapables, siete leñazos de largo metraje, remolcó 47 carreras, timbró 47 veces y terminó con .335 de porcentaje.

En la postemporada añadió 15 indiscutibles, uno de cuatro esquinas, mandó nueve corredores a la registradora y su promedio ofensivo fue de .319.

“Tantos años con el equipo y en los dos campeonatos yo me había ido a Estados Unidos, hasta que por fin se consigue ese objetivo tan deseado”, resaltó.

Todavía unas horas antes del cierre de registros en la Liga Mexicana de Beisbol, Piratas, que buscaba un lugar en los playoffs, y Tijuana ya clasificado, continuaron intentando convencer a Márquez de unirse a sus filas.

“Campeche necesitaba peloteros y como no cuento como extranjero, la verdad ofrecieron luna y estrellas, pero preferí a Toros, que un año antes nos eliminó cuando estaba con Monclova”, indicó.

El ex prospecto de Cachorros de Chicago, expresó que los factores determinantes para tomar la decisión fueron “el apoyo de la afición, la mercadotécnica, la publicidad, el trato de Grandes Ligas y sobre todo, no descuidar a mi familia”.

“Mis hijas tienen cinco y seis años y se me hacía complicado dejarlas, perdiéndome muchas cosas de su crecimiento, navidades, cumpleaños, días de las madres, festivales de la escuela, día del niño, día del padre, estoy consciente que hay muchos peloteros que están lejos de la familia, pero para mi forma de pensar lo principal es estar con ellas”, explicó.

En el clubhouse “burel”, continuó, “me recibieron muy bien Juan Apodaca, quien es mi amigo de la infancia; Alex Liddi, Alfredo Amezaga, José Guadalupe Chávez, Jorge Cantú, Óscar Robles, Dustin Martin, Isaac Rodríguez”, comentó.



CAMPECHE SERÁ SU NUEVA CASA
“Pedro Meré -mánager de Toros Tijuana- se muere con sus jugadores y eso es algo que se respeta, pero hace más complicado competir por un lugar, es por eso que le pedí mi baja a Tijuana, ya tengo 34 años y mi plan es que me brinden la oportunidad de demostrar que puedo”, manifestó.

De nueva cuenta apareció en el panorama Piratas de Campeche, junto a una lista de novenas interesadas en hacerse de los servicios de Márquez.

“Campeche fue mi primera opción y me ofrece el outfield, sólo estamos en espera de la carta de invitación y el contrato para reportar”, adelantó.

PREPARACIÓN
El infielder, reveló que otra de sus metas es mantenerse cosechando éxitos deportivos al lado de sus hijas y esposa.

“Quisiera llevarme a mi familia a Campeche, no me queda mucho tiempo en el beisbol profesional y trato de aprovecharlo al máximo, estoy preparándome muy bien, ya que no quiero ser un pelotero del montón y me gustaría que me recuerden como alguien exitoso”, declaró.

En las gradas, continuó, “dicen que no me doy ni solo y es parte del beisbol, sonreír y demostrar dentro del terreno de lo que eres capaz.

CACHORROS
El “Chamo” Márquez permaneció cinco campañas en el sistema de sucursales de Cachorros de Chicago, organización que lo adquiere a los 16 años.

“A los 19 años era prospecto de Chicago y asistí como invitado al campo de entrenamiento de Grandes Ligas, donde compartí con Sammy Sosa, Mark Grudzielanek, Aramis Ramírez, Mark Prior, Moisés Alou, Derek Lee, Hee-Seop Choi, Kerry Wood, Matt Clement, Carlos Zambrano, Greg Maddux y el mánager Dusty Baker”, resaltó.

En la “granjas” tuvo como compañeros a Robinson Chirinos, Félix Pie, Sergio Mitre, Issmael Salas, Rich Hill y Ryan Dempster.

Entre sus rivales mencionó a Joey Votto, Miguel Cabrera, Asdrubal Cabrera, Víctor Martínez, Brandon Phillips, Prince Fielder, hasta que “a los 21 viajé a México por problemas de visado”.

“Fueron años de muchas enseñanzas y me siento contento de haber convivido con esa gente y a la vez, desilusionado porque no pude llegar a Grandes Ligas”, detalló.

“Dos campeonato en un año, decirlo es fácil, más no lograrlo, aunque honestamente no sentí la misma emoción, ya que como jugador quieres estar dentro del terreno, es cierto que eché porras en el dug out, pero no me pagan por ser cheerleader y creo que de haber sido tomado en cuenta pude haber aportado”.

Uriak Márquez

Beisbolista profesional

Foto:

Uriak Márquez.

Foto: Ángel Domínguez/El Vigía



Nombre de la nota: URIAK

Comentarios