#SerieDelCaribe

Viven fiesta con sabor caribeño

A pesar que México cayó 7-4 ante Puerto Rico en el arranque de la Serie del Caribe, la afición mexicana disfrutó del juego al máximo
sábado, 3 de febrero de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Zapopan, Jalisco

Una fiesta con sabor al Mar Caribe se vivió en suelo tapatío. En el primer partido de la novena mexicana la afición creó un ambiente de gran fiesta en apoyo a los suyos.

El color azul de los Charros de Jalisco que predominó en su estadio durante todo el circuito invernal se vio sustituido por los colores patriotas y en menor medida, por el guinda de los Tomateros de Culiacán.

En cada lanzamiento de los locales, el público se encargó de animarlos con ovaciones y aplausos. Con Puerto Rico no se quedaron atrás y en una rechifla general ejercían presión durante sus turnos al bat.

A pesar de las diversas aficiones de los equipos de liga locales que se hicieron presentes para apoyar al Seleccionado Nacional, los consentidos de casa se distinguieron del resto, pues Japhet Amador y Gabriel Gutiérrez, de los Charros se llevaron la ovación más sonora del estadio.

La afición tapatía también pesó a la hora de anunciar al mánager de los Tomateros. La rivalidad deportiva con los de Culiacán cobró factura y Benjamin Gil fue abucheado.

Minutos antes el timonel estrechó la mano con Bill Clinton. El ex Presidente de los Estados Unidos, quien asistió como invitado de honor a la inauguración y le deseo suerte al piloto tomatero.

LA GENTE DISFRUTÓ DE LA INAUGURACIÓN
Con una entrada al estilo “Rocky Balboa”, el boxeador tapatío Saúl “Canelo” Álvarez ingresó al diamante acompañado por la canción “Eye of the Tiger”, para realizar el lanzamiento de la primera bola.

El pugilista vivió un sonoro abucheo al momento de ser anunciado por el sonido local y minutos después se le vio observando el juego al lado del Gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, en uno de los palcos.

Cuando Puerto Rico se adelantó en el marcador, el grito de “México, México”, se escuchó con más fuerza.

Después de un hit que remontó dos carreras se volvió a encender el ambiente y el campeón de bateo Sebastián Elizalde volteó hacia las gradas extendiendo los brazos para invitar a los aficionados a que hicieran pesar la casa.

Al final el festejo no pudo ser redondo, pues México se llevó la derrota 7-4 tras un desplome en la octava entrada.

Comentarios