#EnLaMira

El privilegio de jugar con los Yankees

Ramiro Peña Gauna en la temporada 2009, terminó siendo parte del vigésimo séptimo campeonato de los “Bombarderos del Bronx”
miércoles, 12 de septiembre de 2018 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, BC

Hace casi 10 años, enfundado en la franela de Yankees de Nueva York, Ramiro Peña Gauna hizo su presentación en la Gran carpa.

En la temporada 2009, el regiomontano fue arropado por Mark Teixeira, Robinson Canó, Alex Rodríguez, Derek Jeter, Francisco Cervelli, entre otros y terminó siendo parte del vigésimo séptimo campeonato de los “Bombarderos del Bronx”.

Luego de pertenecer a Bravos de Atlanta y Gigantes de San Francisco, Peña probó suerte en la pelota nipona, con Hiroshima Toyo Carp.

Nacido en Monterrey, Nuevo León, ciudad conocida por sus aficionados apasionados y leales a los conjuntos locales, creció siguiendo a Sultanes, organización que le brinda la oportunidad de firmar su primer contrato profesional a los 16 años y conservó los derechos de retorno.

CAMINO RUMBO AL BIG SHOW
A punto de culminar su proceso Infantil y Juvenil en la Liga Pequeña de Beisbol Cuauhtémoc, Peña Gauna brilla en la Olimpiada Nacional 2001 de Mérida, Yucatán y ve cristalizado el primero de sus sueños al convertirse en “Sultán”.

Tres años más tarde, Yankees de Nueva York adquiere al pelotero que ha sabido mantenerse humilde y accesible.

Antes de dar el salto a las Grandes Ligas, se desarrolló durante cuatro años en las “granjas” de los míticos “Mulos”.

“Me tocó el Juego de Futuras Estrellas en el viejo Yankee Stadium en 2008 y la inauguración del nuevo en 2009, aunque aún no sabía si me iba a quedar o no, hubo dos juegos de exhibición y fue muy impresionante estar ahí, una sensación muy bonita, algo indescriptible”, puntualizó.

La clave para ser incluido por el mánager Joe Girardi en el róster de 24 elementos, fue que “estaba robando bases, jugando buena defensa, bateando bien, creo que fue un poquito de cada una y más que nada la versatilidad”.

En el entrenamiento primaveral, agregó, “jugué todas las posiciones y aunque me sentía un poco raro, estaba cómodo, gracias a Dios vieron que podía llenar el hueco de back up y me dejaron”.

Estar rodeado de grande figuras como Jeter, A Rod, Posada, Mariano, Sabathia, Canó, entre otros, enfatizó, “te permite aprender muchas cosas, ya que siempre hay que poner atención a cada situación desde que empieza el juego y estar consciente que si fallas, habrá otro momento para responder”.

“Alex (Rodríguez) era out y decía al próximo turno la agarro, si me tocan tres o cuatro casas llenas, con una que conecte, hago diferencia en el score y la gente se olvida de lo demás, eso es algo de lo que más me marcó”, explicó.

Mientras que “Derek Jeter y Robinson Canó me aconsejaban analizar a cada rival, a estar listo en cada picheo, tanto defensiva como ofensivamente y me inculcaron el trabajo duro”.

PRIMER IMPARABLE Y CUADRANGULAR
Ramiro Peña, recordó que su primer hit lo pegó de zurdo frente al lanzador derecho Chris Ray de Orioles de Baltimore.

“Tomé un bat nuevo, me paré en la caja con la idea de no hacer swing más que a la que le iba a dar para enmarcarlo y así pasó, fue el único contacto pero cuando lo saqué algunos días después, estaba todo marcado, ya que Francisco Cervelli lo estuvo usando”, indicó.

En casa, el 29 de septiembre de 2009, en la parte baja del quinto episodio, ante Luke Hochevar de Reales de Kansas City, descargó su primer tablazo de vuelta entera

“Mandaron hit and run, lo fallé, sacaron a Cervelli en segunda y al siguiente lanzamiento la saqué”, señaló.

EXPERIENCIA ASIÁTICA
En 2017 fue readquirido por Gigantes de San Francisco, sin embargo, al no garantizarle un lugar en Ligas Mayores, decidió aceptar la oferta de Hiroshima Toyo Carp.

“Me gustaron muchas cosas del país (Japón), como protegen su liga y apoyan su talento, aprendí mucho pero es diferente a lo que estamos acostumbrados, hay mucha disciplina, mucha práctica, demasiados swing, rolas, tiros, no sé hasta donde sea bueno tanto trabajo al que ellos ya están acostumbrados y para nosotros es un poco fuerte”, precisó.

Peña, comentó que “me fui y ese año hubo bastantes lesiones y subieron a todos en San Francisco y en Japón, a pesar de un buen spring training, me mandaron a Ligas Menores, debido a que de siete extranjeros que éramos, sólo cuatro pueden estar arriba y eligieron picheo”.

“Viajé huyendo de Estados Unidos por lo mismo y me topé con pared, eso me afectó un poco al principio, me recuperé, empecé a jugar, me fue bien, me llamaron al equipo grande, pensé que llegaría a jugar y no fue así, me daban turnos de emergente y alineaba una vez a la semana”, expuso.

El deportista de 33 años, dio a conocer que “simplemente no fue una buena experiencia en cuanto a beisbol, ellos son fieles a su gente y eso es bueno y me quedo con su cultura, tradiciones y costumbres”.

HOMBRE DE FAMILIA
“Desde que estaba con mis padres, siempre me he considerado una persona de familia, a donde voy me gusta que me acompañen mis hijos y mi esposa, quien ha estado conmigo en las buenas y en las malas”, afirmó.

El representante de México en el Clásico Mundial 2013, argumentó que, “de repente no tienes un buen día en el campo, llegas a casa, los niños no saben, ellos quieren jugar, sacarte la risa y finalmente, eso ayuda a despejarte de estar todos los días en el beisbol y es un apoyo que me encanta”.

“Volvimos de una gira y aproveché para visitar a mi familia y Ramiro, mi hijo mayor, quien es muy apegado a mí, me andaba haciendo llorar, ya que en un mes casi no estuve con ellos y cuando supo que me iba, no quería dejarme, me pedía que no me fuera, intenté que entendiera que tenía que trabajar pero se enojó y lloró, ya me daban ganas de quedarme”, lamentó.

VOLVERÁ A VESTIRSE DE GUINDA
Ramiro Peña y sus Sultanes se encuentran enfrentando en los Playoffs de la Liga Mexicana de Beisbol a Toros de Tijuana.

“No sabemos cuándo, ojalá lleguemos lejos aquí y al terminar reportaré con Tomateros de Culiacán -Liga Mexicana del Pacífico-”, buscando asistir a su primera Serie del Caribe.

Por último, reveló que de no haberse dedicado al beisbol, “seria arquitecto, de hecho, a los 16 estaba en la Facultad en Monterrey y alcancé a estudiar un semestre”.

HOBBIES
“Me gusta escuchar música, escribir, dibujar, leer, hacer trucos con la baraja y ver stand ups”

FICHA
Nombre: Ramiro Peña Gauna
Fecha de nacimiento: 18 de julio de 1985
Lugar de nacimiento: Monterrey, Nuevo León
Hijos: Ramiro (tres años), Ramiro (dos años) y Darío (recién nacido)

Comentarios