#EnLaMira

Los Fletcher en Ensenada

Bryan y Terrell, ex jugadores de la NFL, son ejemplos de personas exitosas
miércoles, 14 de marzo de 2018 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, BC

Bryan Jamaile y Terrell Antoine Fletcher, egresados de las Universidades de California en Los Ángeles (UCLA) y Wisconsin, respectivamente, son dos ejemplos de personas exitosas, quienes se establecieron en San Diego, California.

Los hermanos estuvieron ayer en la cancha de basquetbol del Colegio de Bachilleres de Baja California, invitados por la Secretaría de Seguridad Pública del Estados para impartir una plática como parte de la campaña de prevención del delito.

Bryan, ganador del Super Bowl 41 cuando formó parte de Colts de Indianápolis es un reconocido estratega y consultor financiero, quien prestó sus servicios algunos años en Wall Street Investments Bank, al que calificó como “la NFL de las finanzas”.

Su hermano mayor, ex integrante de Chargers de San Diego y noveno en yardas ganadas por tierra en la historia de la Universidad de Wisconsin es el Pastor de la Iglesia City of Hope International en San Diego, California.

BRYAN FLETCHER
“He venido para hablar con los jóvenes de la preparatoria, quienes están en los años formativos de sus vidas, para mí es muy importante, me encanta y ha sido un placer poder compartir tiempo con ellos”, comentó Bryan.

Por otra parte, recordó que durante su niñez y adolescencia disfrutaba jugar basquetbol y futbol americano en la calle con su padre Hosea.

“Él me dio muchos consejos, los principales fueron esforzarme al máximo, nunca rendirme, tener disciplina y respetar a los demás, ese es el ejemplo que me dio”, apuntó.

Desde sus primeros años, Fletcher mantuvo vivo el propósito de llegar a convertirse en atleta profesional, el cual se fortaleció mientras estudiaba en Hazelwood East High School en su natal San Luis, Missouri.

“Escuchando a la gente a mi alrededor y viendo jugadores de la universidad, sabía que tenía el talento para competir en la universidad y después en los training camps podía compararme con ellos, fue así que scouts y técnicos de la NFL empezaron a llamar”, afirmó.

Tras egresar de la licenciatura de literatura inglesa de UCLA, el ala cerrada es seleccionado por Osos en la sexta ronda del draft de 2002 y en 2005 es enviado a Indianápolis.

“Los fracasos de nuestras vidas nos impulsan si no nos rendimos, en Chicago fueron momentos importantes y formativos, aprendí mucho cuando las cosas no salieron como yo quería, tomé esa experiencia para ayudarme con Colts y tal vez sin esa etapa, no habría tenido éxito”, estimó.

MOMENTOS DE GLORIA
El domingo 21 de enero de 2007 en el RCA Dome, los “potros”, liderados por el histórico Peyton Manning estaban obligados a remontar para avanzar al Súper Domingo que se jugaría el 4 de febrero en Miami.

En la Final de la Conferencia Americana, los locales perdían 34-31 ante Patriotas de Nueva Inglaterra, con poco más de dos minutos en el reloj hasta que apareció Bryan Fletcher.

“Teníamos pocos segundos para avanzar 80 yardas y las cosas no iban bien, ya que la defensa de Nueva Inglaterra nos estaba deteniendo pero le sugerí una jugada a Peyton (Manning), me dejó llevarla, avanzamos 32 yardas y dos o tres jugadas después anotamos para ganar en los segundos finales”, destacó.

Fletcher, observó que la secundaria de Patriotas estaba enfocada en el receptor abierto Reggie Wayne y con un sólo safety, sólo restaba “eliminar” al linebacker Eric Alexander.

En segunda oportunidad y 10, Bryan aprovechó que el profundo libre Artell Hakwins se movió en su intento por cubrir a Wayne y terminó “quemando” a Alexander, preparando el camino para el touchdown de Joseph Addai.

En el Súper Tazón de 2007, ante 74 mil 500 aficionados, enfrentando a su ex equipo, Bryan Fletcher atrapó dos pases, buenos para sumar nueve yardas.

Con Manning recibiendo el nombramiento de Jugador Más Valioso, Colts de Indianápolis. se impuso 29-17 a Osos de Chicago.

“Es algo increíble lograr la meta más grande que tenía hasta ese punto”, indicó el deportista nacido el 23 de marzo de 1979.

Tener como compañero a Peyton Manning, dijo, “es un ejemplo maravilloso, siendo una súper estrella, en esos años el mejor quarterback de toda la liga, no dejaban de esforzarse, era el primero en llegar a los entrenamientos y estudiaba las jugadas más que cualquier otro”.

“Es una persona disciplinada dentro y fuera del estadio, siempre con el deseo de seguir adelante con integridad”, añadió.

RETIRO
Con una maestría en negocios, especializada en finanzas, la cual considera “más importante que ganar el Super Bowl, porque el anillo me lo podrán robar pero no lo que he aprendido”.

El norteamericano, que inició su maestría aún como miembro de Colts, buscando su superación personal, decide retirarse antes de cumplir 30 años.

“Nunca fui el mejor, así que debía pensar como iba a ganarme la vida hasta mis 80, pude haber jugado unos años más”, sin embargo, “mis estudios me iban a llevar mucho más allá que jugar otros dos o tres temporadas”, puntualizó.

EJEMPLO
“De mi hermano Terrell aprendí sus ganas, él trabajaba duro, nunca se rindió y aunque no era el más alto, usó sus talentos y capacidades a lo máximo y ver lo que consiguió, me dio el deseo de imitarlo”, aseguró.

TERRELL
“De donde provengo hay dos opciones para ser profesional, basquetbol y futbol americano, pero debido a mi altura no calificaba para el basquet”, bromeó.

En su etapa colegial, cristalizando el sueño de su niñez, gozó de brillantes campañas con Badgers de la Universidad de Wisconsin, a la que llevó a triunfar en los Tazones de las Rosas (1993) y Salón de la Fama (1995), en este último resultando elegido Jugador Más Valioso.

En su “senior year”, haciendo dupla con Brent Moss, el running back concluyó con 1 mil 476 yardas y 13 ingresos a las diagonales, 12 de ellos por la vía terrestre.

“Fue un gran año para la escuela y en lo personal, regresé, mostré que podría triunfar sin él (Moss) a mi lado y eso permitió que se abriera la puerta para ser drafteado en la segunda ronda”, resaltó.

Terrell Fletcher, explicó que “salí a de San Luis a Wisconsin y de ahí a San Diego donde tengo ya 25 años grandiosos y no me he ido, amamos a nuestra comunidad y todo va bien”.

“La ciudad se ha portado muy bien conmigo, espero poder regresarle algo de lo que me ha brindado en todos estos años en los que he estado involucrado en programas sociales, con la comunidad y la Iglesia, además de jugar con Chargers”, señaló.

CUALIDADES
Para “sobrevivir” cerca de una década en la National Football League, a pesar de su 1’75 de estatura y poco menos de 90 kilos, resultó determinante “utilizar mis herramientas como la velocidad, buenas manos para atrapar el balón, jugar con la cabeza y el corazón, es por eso que crearon una posición para gente como yo”.

CRISTIANISMO
“La transición no se complicó porque en la NFL existe una gran cantidad de Cristianos y es un grupo que nos apoyamos, entonces pasé del futbol al ministerios, una cosa que amó a otra que amo más y que han sido mis dos trabajos”, manifestó el pastor que cuenta con maestría en estudios religiosos.

Galería de fotos

Comentarios