Meta Deportiva

No acaba polémica

lunes, 26 de marzo de 2018 · 00:00

AP
Orlando, Florida

Las protestas durante el himno nacional serán un tema candente durante las reuniones de dueños de la NFL. Pero no debe esperarse todavía una decisión relevante.

A juzgar por los comentarios emitidos ayer por Robert McNair, propietario de los Texanos, y Christopher Johnson, dueño de los Jets, el debate entre los 32 participantes podría desembocar en una confrontación.

McNair, quien el año pasado comparó a los jugadores que protestaban con reos que controlaban una prisión, insiste en que todos deben ponerse de pie para escuchar el himno nacional.

“Nuestro terreno de juego no es el lugar para manifestaciones políticas o religiosas”, sentenció McNair. “Es el sitio para jugar al futbol americano”.

Johnson ha asumido de manera interina las funciones de su hermano Woody, quien es propietario de los Jets pero fue nombrado embajador ante el Reino Unido. Y el líder en funciones del equipo tiene una opinión distinta a la de McNair.

“Siento un respeto inmenso por los jugadores y sus esfuerzos”, manifestó Johnson. “Pienso que si otros equipos tuvieran esta misma postura, no habría tal problema en la NFL. No puedo hablar sobre la forma en que otras personas dirigen sus equipos, pero simplemente pienso que tratar de forzar a que los jugadores se callen es una idea fantásticamente mala”.

En el aire una decisión final
Aunque las protestas realizadas por los jugadores durante la campaña anterior serán uno de los tópicos principales en las reuniones, parece improbable que se llegue a un acuerdo para redactar una política de la liga acerca de esta conducta. Los propietarios se reunirán de nuevo en mayo, en Atlanta, y con tantos asuntos que atender en los próximos tres días, el tema del himno podría posponerse hasta entonces.

 

Comentarios