Meta Deportiva

Rinden homenaje a “Meño” Pérez

En la ceremonia, conducida por Antonio Villalvazo, estuvieron presentes Virginia Tapia de Pérez, viuda de Manuel Pérez, así como hijos, nietos, bisnietos y amigos
miércoles, 20 de marzo de 2019 · 00:00

Ángel Domínguez/EL VIGÍA
adominguez@elvigia.net | Ensenada, B. C.

A casi ocho años de su fallecimiento –30 de marzo de 2011–, la Fundación Futbolistas Unidos por el Futbol de Ensenada y la Liga Municipal de Primera Fuerza y Juvenil, recordaron a Manuel “Meño” Pérez Espinoza.

Don Meño, “hijo adoptivo” de Ensenada recibió un homenaje póstumo la noche del lunes en la sala de juntas ubicada en el campo Nuevo Ensenada, la cual, llevará su nombre.

En la ceremonia, conducida por Antonio Villalvazo, estuvieron presentes Virginia Tapia de Pérez, viuda de Manuel Pérez, así como hijos, nietos, bisnietos y amigos, fundadores de Fufeac y delegados de la Primera Fuerza.

SEMBLANZA
Manuel Pérez Espinoza, nació un 4 de enero de 1926 en Mazatlán, Sinaloa y llegó al puerto de Ensenada en 1952 para convertirse en uno de los fundadores del Club Último Esfuerzo, junto a Luis Garín Pinillos, Loreto Pacas, José “Prieto” Soto y los hermanos León.

Entre otros, compartió terreno con Ernesto “Pinky” Paredes, Francisco Carvajal, Jorge Figueroa, Manuel de León, “Lengua” López, José “Ojitos” Flores, Saúl y César Mancillas.

Meño Pérez contrajo nupcias con Virginia Tapia, procreando a Víctor Manuel, Aidé y Santiago Pérez Tapia.

Luego de retirarse como jugador activo, se mantuvo ligado a su gran pasión, ahora “impartiendo justicia” en los campos de la ciudad.

Pérez Espinoza “pitó” el partido en el que una selección de Ensenada recibió a San Diego Sockers, equipo cuya figura principal era Leonardo Cuéllar.

También ocupó el cargo de presidente del cuerpo de árbitros, promotor deportivo de Dirad, entrenador, director técnico y durante 20 años, fue secretario de estadísticas de la Liga de Futbol de Primera Fuerza y Juvenil de Ensenada, siempre destacando por su honestidad, seriedad y compromiso.

AMABA EL FUTBOL
Catalogado como una persona amable, dedicó gran parte de su vida al deporte de sus amores, el futbol, siguiendo a sus Potros de Hierro del Atlante y Deportivo Produmex.

Un momento doloroso para don Meño y familia fue la noche que un incendio “devoró” su casa, ubicada en la Colonia Ampliación Reforma.

Su vecino, Carlos Ramón “Rampa” Romero los recibió, instalándose en la planta baja del hogar de los Romero Rizo.

“Ahí me di cuenta del aprecio y cariño que se había ganado don Meño, ya que no paraban de llegar carros con ayuda para tratar de reponer lo perdido y entre los futbolistas de la zona y otros puntos de Ensenada, realizamos labor de limpieza y, en aproximadamente, ocho meses, se levantó una vivienda de material”, recordó.

Sin embargo, “guardó la tristeza de ver consumida por el fuego su sala de exhibición de fotos, trofeos y reconocimientos recibidos durante su trayectoria”.

“Quien no conoció a don Meño, no conoce el futbol de Ensenada”, concluyó.

Fuente de información: Carlos Ramón “Rampa” Romero.
 

Galería de fotos

Comentarios