Meta Deportiva

‘Vuelan las Águilas a otro nido’

En un lapso de ocho meses, América ya perdió a nueve de los 20 futbolistas que fueron convocados para los dos capítulos de la Final del Apertura 2018 ante Cruz Azul
martes, 6 de agosto de 2019 · 00:00

Agencia Reforma
Ciudad de México

El máximo ganador en la historia del futbol mexicano está en desarme.

En un lapso de ocho meses, América ya perdió a nueve de los 20 futbolistas que fueron convocados para los dos capítulos de la Final del Apertura 2018 ante Cruz Azul, su último título en la Liga BBVA.

Sí, seis jugadores nuevos arribaron al Nido de Coapa para reforzar a las Águilas tras esa conquista, pero el conjunto de Coapa ya perdió a varios pilares como Agustín Marchesín, Diego Lainez y Edson Álvarez, las bajas que más dolieron a sus aficionados.

América se ha llenado los bolsillos gracias a los últimos dos mercados de fichajes, pero a cambio ha tenido que ajustar su proyecto, uno trazado para cosechar los cuatro títulos que disputan para este semestre.

De los convocados para el partido de ida de la Final del Apertura 2018, sobreviven Jorge Sánchez, Bruno Valdez, Emanuel Aguilera, Paul Aguilar, Guido Rodríguez, Renato Ibarra, Roger Martínez, Óscar Jiménez, Andrés Ibargüen y Henry Martín.

Del partido de vuelta se mantiene Antonio López. La lista de bajas va en nueve y todavía puede aumentar: Marchesín, Lainez, Álvarez, Oribe Peralta, Luis Reyes, Cecilio Domínguez, Joe Corona, Cristian Insaurralde y Matheus Uribe.

NUEVAS ADQUISICIONES
América se habría embolsado aproximadamente 61 millones de dólares con las salidas de estos nueve elementos, aunque algunos de ellos salieron libres o en calidad de préstamo.

Con el dinero, los de Coapa sumaron a seis jugadores en lo que va del 2019. Nicolás Castillo, Nicolás Benedetti, Giovani Dos Santos, Leonel López, Fernando González y recuperaron a Francisco Córdova.

La escuadra dirigida por Miguel Herrera todavía está a la espera de sumar un portero, movimiento que representaría una nueva inversión.

Ganar títulos fue una arma de doble filo para las Águilas, que en los últimos meses pagaron el precio con la fuga de sus estrellas.

Comentarios