El Mundo

Urgen ayuda para millones de niños

La Unicef estima que 48 millones de infantes están atrapados en crisis humanitarias ocasionadas por guerras o en sitios afectados por catástrofes naturales
jueves, 1 de febrero de 2018 · 00:00

AGENCIAS
Ginebra, Suiza

Uno de cada cuatro niños viven en un país afectado por un conflicto o desastre y requieren de ayuda urgente, denunció Unicef.

En total, la agencia de la ONU para la infancia estimó que 48 millones de niños están atrapados en crisis humanitarias ocasionadas por conflictos o en sitios afectados por catástrofes naturales y para poder ayudarlos solicitó a la comunidad internacional 3 mil 600 millones de dólares.

Exigen solución inmediata
“Los niños no pueden esperar a que las guerras se terminen”, afirmó en rueda de prensa en Ginebra el director de Programas de Emergencia de Unicef, Manuel Fontaine.

Ni tampoco pueden detenerse a mirar cómo adquieren “dimensiones catastróficas” diversas crisis que amenazan las condiciones básicas de su supervivencia y cómo se ve amenazado su futuro a largo plazo.

Fontaine mencionó conflictos con “impactos devastadores” para los niños como el de Siria , que entra en su octavo año; el de Yemen, en su tercer año; y otros con repercusiones acuciantes por su violencia cíclica como los de la República Democrática del Congo, Irak, Nigeria, Sudán del Sur, entre otros.

Por ejemplo, con respecto a la guerra civil en Siria, Fontaine señaló que unos 7 millones de niños siguen necesitando ayuda dentro y fuera del país y en Yemen el panorama es verdaderamente desolador.

“Yemen es uno de los peores lugares para ser un niño”, afirmó Fontaine quien estimó que 11 millones de niños están en situación exageradamente vulnerable, sin acceso al agua, alimento y saneamiento.

“No solamente atacan a los menores directamente, sino que también les niegan el acceso a los servicios básicos debido a los daños y a la destrucción que sufren las escuelas, los hospitales y la infraestructura civil”, deploró.

El responsable de emergencias de Unicef, explicó que en países como Yemen más infantes mueren por enfermedades relacionadas con la falta de agua potable y saneamiento que por el propio conflicto.

“La amenaza es aún mayor debido a que millones de niños hacen frente a niveles de desnutrición potencialmente mortales, y esto les hace más susceptibles de contraer enfermedades transmitidas por el agua como el cólera, creando un círculo vicioso de desnutrición y enfermedad”, añadió.

La agencia de la ONU para la infancia además de facilitar servicios básicos a la niñez atrapada por la guerra o los desastres, combate y atiende desnutrición aguda y ofrece educación, vacunas o apoyo psicosocial, entre otros servicios.

Comentarios