El Mundo

Cuestionan credibilidad

domingo, 25 de marzo de 2018 · 00:00

AP
Washington

¿Cuánto vale la palabra de la Casa Blanca? Varios días de declaraciones conflictivas y engañosas de Donald Trump y sus asesores principales han alimentado nuevas dudas sobre la credibilidad de la Casa Blanca, al sembrar desconfianza e inestabilidad en el Ala Oeste: el lugar de trabajo diario del presidente de Estados Unidos y de su equipo más importante.

Algunos congresistas republicanos incluso se están preguntando si tienen en el presidente a un socio que esté negociando de buena fe.

Según un ex ayudante de un líder republicano en el Congreso, negociar con los funcionarios de la Casa Blanca se ha vuelto algo imposible para los republicanos, dada la propensión del mandatario de socavar las garantías públicas y privadas de su propio equipo. Funcionarios de la Casa Blanca se han encontrado en la posición extraña de instar a los legisladores a que resten importancia a algunas de las declaraciones de Trump.

Miembros de los dos partidos dijeron estar preocupados porque Trump parece ajeno a la forma en la que ha socavado su propia influencia y su agenda al tomar determinadas posiciones y luego abandonarlas sin pudor. En su día, los legisladores habrían atribuido estos pasos en falso a la poca experiencia del mandatario con Washington y sus formas, pero ya no.

Problemas con la verdad
Los problemas de Trump con la verdad no son nada nuevo. A menudo altera los hechos, desde el número de personas que acudieron a su toma de posesión al alcance de la reforma fiscal que firmó el año pasado. Y como hizo al alardear de su conversación con Trudeau, el mandatario raramente parece avergonzarse al repetir afirmaciones que han demostrado ser falsas.

Numerosas encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses no cree que Trump sea veraz, y en una elaborada recientemente por Quinnipiac, el 57% de los encuestados dijeron que el presidente no era honesto. Los defensores del dirigente señalan que fue elegido pese a que en la campaña las encuestas arrojaron datos similares.

La disposición de Trump a eludir la verdad pone frecuentemente a sus asesores en la incómoda posición de emitir contundentes comunicados públicos que el presidente desmiente rápidamente. La portavoz Sarah Huckabee Sanders desmintió en repetidas ocasiones los reportes sobre la salida de McMaster en los días previos al anuncio de Trump de que tenía un nuevo asesor en seguridad nacional.

Comentarios