EL MUNDO

Asesinan a 17 en explosión suicida

El ataque inició un tiroteo entre milicianos y guardias; las fuerzas de EU ayudaron a las tropas afganas en el enfrentamiento
jueves, 7 de marzo de 2019 · 00:00

AP

Kabul, Afganistán

 

Milicianos lanzaron un ataque suicida con explosivos, ayer por la mañana, en Afganistán y tomaron por asalto una empresa constructora cerca del aeropuerto en Jalalabad, la capital de la provincia oriental de Nangarhar, matando al menos a 17 personas, informaron las autoridades.

El ataque desencadenó un tiroteo con guardias locales de varias horas de duración. Las fuerzas estadounidenses ayudaron a las tropas afganas en el enfrentamiento.

Entre los muertos hubo 16 empleados de la empresa constructora afgana EBE y un oficial de inteligencia militar, dijo Attahullah Khogyani, portavoz del gobernador provincial. Añadió que otras nueve personas resultaron heridas en el ataque, que duró más de cinco horas.

Ningún grupo se atribuyó de momento la autoría del ataque; pero tanto los talibanes como el grupo extremista Estado Islámico tienen presencia activa en el este de Afganistán, especialmente en Nangarhar.

En los últimos años, los dos grupos han llevado a cabo ataques casi a diario en todo el país, especialmente contra el Gobierno y las fuerzas de seguridad nacionales, causando un elevado número de muertos, entre ellos civiles.

Los ataques continúan pese a los esfuerzos intensos de Washington de encontrar una solución negociada a la guerra, que dura ya 17 años y es la más larga en la que haya participado nunca Estados Unidos.

 

INMOLACIÓN CON CHALECOS

La ofensiva del miércoles comenzó alrededor de las 05:00 horas y en ella participaron cinco insurgentes, dijo Khogyani. Dos de ellos se inmolaron con chalecos explosivos, mientras que los tres restantes murieron durante la balacera, agregó.

Los extremistas iban a pie y, tras las explosiones a las puertas de la empresa, entraron provocando una balacera que movilizó a las fuerzas estadounidenses, dijo el general Ghulam Sanayee Stanikzai, jefe de la policía provincial.

A medida que se desarrollaba el ataque, el presidente afgano Ashraf Ghani llegó a visitar la provincia vecina de Kunar para inaugurar un complejo administrativo de salud y colocar la primera piedra de un hospital de 200 camas.

A las 10:30 horas, cuando el último de los atacantes fue abatido, las fuerzas afganas procedieron con una operación de despeje, dijo Khogyani.


 

Comentarios