Miradas

Las estrellas conviven en almuerzo del Oscar

Los nominados a los Premios de la Academia se congregaron para el clásico evento anual donde ganadores y aspirantes se codean y comparten consejos, sin temor a ganar o perder
martes, 05 de febrero de 2019 · 00:00

AP
Beverly Hills, California

Los candidatos al Oscar de este año se congregaron para el clásico almuerzo en su honor, un evento anual donde ganadores y aspirantes al Premio de la Academia se codean y comparten consejos, sin temor a ganar o perder.

Glenn Close, el escalador de Free Solo Alex Honnold y el director Phil Lord conversaron en un círculo por unos 20 minutos mientras otros invitados, incluidos la nominada a mejor canción original Diane Warren y el actor Chris O’Dowd, entraban a la reunión en el hotel Beverly Hilton.

Close probó aperitivos y Lord se preguntó en voz alta si estaba demasiado temprano para un cóctel. El evento incluye una foto de todos los nominados del año que estén presentes.

Charlas y consejos
El almuerzo privado es una oportunidad para que los nominados se conozcan unos a otros previo a la ceremonia de premiación del 24 de febrero. Los productores a menudo ofrecen consejos sobre cómo navegar la ceremonia y, para quienes ganen, sobre sus discursos de aceptación.

Uno de los logros más difíciles de coordinar es que todos los invitados lleguen a sus asientos.

Apenas un minuto antes de comenzar, Regina King, Amy Adams y Richard E. Grant seguían charlando concentrados mientras el jefe de Marvel Kevin Feige conversaba con Bradley Cooper. La academia bromeó sobre el problema en Twitter, donde escribió: “Hemos llegado a la parte del #AlmuerzoDeLosOscars donde el conductor le pide a los nominados que tomen sus asientos y...los nominados solo siguen relacionándose y teniendo conversaciones increíbles. Lo entendemos”.

El evento a menudo crea una fascinante mezcla de debutantes y estrellas del cine. Ron Stallworth, cuya historia se convirtió en la base para BlacKkKlansman, se dirigió derecho al bar cuando entró al recinto y dijo que estar ahí era una “locura”. Fue sentado en una mesa con Spike Lee, quien llevó su historia a la gran pantalla en un filme nominado a seis Oscar, incluyendo a mejor película y director.

La directora de RBG Julie Cohen se detuvo a saludar al nominado de A Star is Born Sam Elliott, mientras que Bradley Cooper saludó a los realizadores nominados del documental Minding the Gap.

Comentarios