Miradas

Ocho décadas del Maestro de lo macabro

Hace 80 años nació Brian de Palma, integrante de la llamada generación Nuevo Hollywood, y que se volvió referente de los thrillers psicológicos y la violencia gráfica en el cine
sábado, 12 de septiembre de 2020 · 02:08

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

A finales de la década de los 60 e inicios de los 70, la Meca del Cine vivió una revolución con la llegada de la llamada generación Nuevo Hollywood, integrada por cineastas jóvenes destinados a cambiar la industria y convertirse en leyendas del celuloide.

Martin Scorsese, Paul Schrader, John Milius, George Lucas, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, John Carpenter y Ridley Scott son algunos de los ilustres desconocidos que tomaron por sorpresa a los críticos y cinéfilos gracias a sus sórdidas, transgresoras y vanguardistas visiones narrativas.

Dentro de este selecto equipo de artistas destaca Brian de Palma, uno de sus líderes originales. Nacido el 11 de septiembre de 1940 en Newark, Nueva Jersey, su nombre se volvió un referente de los thrillers psicológicos y la violencia gráfica en el cine. Eso sin contar que fue el director que descubrió a Robert De Niro, quien se volvería uno de sus mejores amigos.

Su sello visual al usar ángulos de cámara poco usuales, tracking shots y pantallas divididas, además de una composición experimental para aumentar el suspenso y su interés por la naturaleza humana más oscura, ha sido ampliamente estudiado en varias escuelas especializadas.

Realizadores contemporáneos como Mark Romanek, Quentin Tarantino, Nacho Vigalondo y Álex de la Iglesia, entre otros, lo veneran y consideran sus películas como una gran influencia.

En su celebración por 80 años de vida y 60 de carrera, De Palma y la escuela fílmica que lo encumbró siguen presentes en el imaginario colectivo, ávido de emociones fuertes y viscerales.

1960
De Palma inició la década graduándose en la carrera de Física en la Universidad de Columbia. Después se enroló en el Colegio Sarah Lawrence, donde estudió una maestría en teatro.

Inspirado por el trabajo de sus ídolos, Michelangelo Antonioni, Jean-Luc Godard, Orson Welles y Alfred Hitchcock, en esta época realizó varios cortometrajes y mini documentales, como Icarus, Woton’s Wake, Jennifer y The Responsive Eye.

Su primer proyecto en un largometraje fue codirigiendo The Wedding Party, en 1963, junto a su profesor de teatro Wilford Leach. La comedia, estrenada hasta 1969, ha ganado notoriedad con el paso de los años por ser la primera película en la que participó Robert De Niro como actor.

Fue hasta 1968 que pudo realizar su ópera prima, enteramente liderada por él, pero Murder à la Mod fue vapuleada por la crítica y solo fue exhibida en un cine en Nueva York.

Sin embargo, ese mismo año lanzó Greetings, que le dio a DeNiro el primer protagónico de su carrera. Los expertos fueron más gentiles con la cinta, pese a ser clasificada X (solo para adultos). Con esta, su segunda obra, participó en el Festival de cine de Berlín, donde ganó un Oso de Plata.



1970
El cineasta decide mudarse a Hollywood para filmar, en 1972, la comedia Get To Know Your Rabbit, que le permite dirigir a astros como Orson Welles y el humorista Tommy Smothers.

Ese mismo año empieza a explotar su atracción por la psicología humana y a jugar con géneros como el thriller y el horror, que a la postre le darian notoriedad. Destacan: Siamesas Diabólicas, con Margot Kidder y Charles Durning, y Obsesión, con John Lithgow.

El primer éxito de su carrera llega con Carrie (1976), considerada a la fecha una de las mejores películas de horror de la historia. Logró dos nominaciones al Oscar, para Sissy Spacek y Piper Laurie, y recaudó 40 millones de dólares en el mundo (su presupuesto fue de 1.8 millones).

El buen recibimiento de su obra anterior, le permitió a De Palma dirigir dos cintas más íntimas, pero igual de ambiciosas: la sobrenatural La Furia, y la experimental Home Movies, ambas protagonizadas por Kirk Douglas. Si bien no fueron bien recibidas, han adquirido estatus de culto.



1980
La década de los 80 le ofrecieron al realizador su mejor época con la crítica, la taquilla y los cinéfilos, arrancando con Vestida Para Matar, un slasher neo-noir estelarizado por Nancy Allen, Michael Caine y Keith Gordon. Para esta época, Brian ya era conocido como “El Maestro de lo Macabro”.

Un año después, en 1981, llegó Estallido Mortal, otro exitoso thriller basado en Blowup, de Antonioni. John Travolta y Nancy Allen, dos de sus colaboradores más cercanos, fueron los protagonistas.

En Caracortada (1983) De Palma entregó una de sus cintas más polémicas a la fecha. Criticada por su violencia excesiva, lenguaje y uso de drogas en pantalla, ahora es considerada una obra de culto. La música de Giorgio Moroder y la actuación de Al Pacino han sido motivo de estudio.

Sus siguientes dos películas, el thriller erótico Doble de Cuerpo y la comedia Wise Guys se vieron opacadas por el video de “Dancing in The Dark”, que dirigió para Bruce Springsteen. El corto y la música rompieron varios récords, y es recordada como el mayor hit de “El Jefe”.

En 1987 llegó otra obra cumbre, Los Intocables, donde se reunió con Robert De Niro después de varios años, y otros artistas como Sean Connery (que ganó su único Oscar por esta cinta), el guionista David Mamet y el compositor Ennio Morricone, cuyo score fue nominado al Grammy.

Considerada por Quentin Tarantino como la mejor cinta sobre la Guerra de Vietnam, Pecados de Guerra (1989), con Michael J. Fox y Sean Penn, es también una de las historias más maduras de De Palma. Fue filmada en las mismas locaciones que El Puente Sobre el Río Kwai.



1990
Su primera película en los 90, La Hoguera de la Vanidades, pese a tener un reparto estelar de la talla de Tom Hanks, Bruce Willis y Melanie Griffith, se convirtió de inmediato en el mayor fracaso de su carrera en todos los aspectos. Hollywood comenzó a darle la espalda.

Quizás por eso su thriller Demente, con John Lithgow en uno de sus mejores papeles como un psicótico con personalidad múltiple, y la épica gangsteril Carlito’s Way, con Al Pacino y Sean Penn a la cabeza, fueron ignorados por el público en su momento, aunque revalorizados años después.

De Palma tuvo un segundo aire con Misión Imposible (1996), su trancazo de taquilla más grande: de un presupuesto de 80 millones de dólares, logró sumar 457.7 millones a nivel mundial. Además posicionó a Tom Cruise como actor de acción y lanzó una saga que sigue vigente hasta hoy.

Ojos de Serpiente, lanzada dos años antes de la llegada del nuevo milenio, fue otro trago amargo para el realizador, pues aunque varios de sus fans la adoraron, resultó ser un fiasco económico.



2000
Esta década no fue benévola con el cineasta, quien la inició con el pie izquierdo gracias a Misión a Marte, una aventura espacial basada en la atracción homónima de los parques de Disney.

Tampoco ayudó que Mujer Fatal (2002) y La Dalia Negra (2006), una especie de regreso a sus raíces más oscuras, inspiradas por el cine noir y el thriller psicológico, hayan recibido duros golpes de la crítica. Sin embargo, como casi toda su obra, ambas cintas ahora son vistas con otros ojos.

Para acabar su trabajo en esta década, De Palma se vio envuelto en una polémica política por su filme Redacted (2007), un filme experimental y dramatizado sobre las atrocidades realizadas por el ejército de Estados Unidos durante la guerra de Irak. Recaudó poco menos de un millón de dólares.



2010
Como si fuera un as bajo su manga, el realizador sorprendió a sus detractores con Pasión (2012), un thriller erótico protagonizado por Rachel McAdams y Noomi Rapace. La cinta participó en la selección oficial del Festival de Venecia.

Sin embargo, para muchos, su chispa como autor ya se había apagado, lo que quedó ligeramente comprobado con Dominó (2017), su última cinta a la fecha. Por problemas en su producción y distribución, la película estrenó hasta 2019, con pésimas críticas a sus espaldas.

Actualmente, a sus 80 años, De Palma alista dos nuevos proyectos, que bien podrían regresarle su época de gloria: Sweet Vengeance, basada en la historia real de dos asesinos seriales, y Catch and Kill, un filme de horror sobre un magnate de Hollywood abusador sexual.
 

Galería de fotos

Comentarios