Principal

Hallan en Egipto nuevo dinosaurio

jueves, 1 de febrero de 2018 · 00:00

AGENCIAS Londres, Inglaterra

Científicos en Egipto descubrieron en el desierto del Sahara oriental el Mansourasaurus shahinae, una nueva especie de dinosaurio del periodo Cretácico cuyos restos aportan nueva información sobre la vida de estos animales al final de su existencia, según un estudio publicado en Nature.

Este nuevo tipo de titanosaurio pertenece al grupo de los saurópodos, entre los que se encuentran otros grandes herbívoros de cuellos largos como el Argentinosaurio o el Patagotitan mayorum, ambos encontrados en el Cono Sur, y que llegaban a alcanzar los 30 metros de largo.

El Mansourasaurus shahinae es menor que esos dos gigantes: casi 10 metros de largo, como un autobús mediano, y 5.5 toneladas de peso, como un elefante adulto.

Al igual que muchos titanosaurios, tenía placas óseas, llamadas osteodermos, incrustadas en su piel.

Los científicos recuperaron partes de su cráneo, mandíbula inferior, cuello y vértebras posteriores, costillas, hombros y extremidades anteriores, patas traseras y osteodermos, en el oasis Dakhla en el centro de Egipto.

Este tipo de dinosaurio vivió durante el Cretácico Tardío hace entre 100 y 66 millones de años, en un periodo próximo a su extinción, explican los responsables de la investigación, liderada por la Universidad de Mansoura, en Egipto.

Los restos fósiles de dinosaurios de esa época son escasos, por lo que su historia evolutiva en el continente africano ha sido, hasta ahora, un misterio para los científicos.

“El Mansourasaurus nos ayudará a abordar cuestiones pendientes sobre el registro fósil de África y su paleobiología, qué animales vivían allí y con qué otras especies estaban (los dinosaurios) más estrechamente emparentados”, destaca uno de los coautores del estudio Eric Gorscak.

Fósiles escasos
La frondosa vegetación de algunas partes de África, señalan los investigadores, ha dificultado el trabajo de búsqueda de restos fósiles, frente a la visibilidad de otras zonas como la del desierto del Gobi, en Asia, la Montañas Rocosas, en Norteamérica, o la Patagonia sudamericana.

En este sentido, la escasez de fósiles del Cretácico Tardío en esta zona del planeta han dificultado los estudios sobre esa época clave en la extinción de los dinosaurios, que coincidió, además, con un periodo de profundos cambios geológicos y geográficos.

Durante la mayor parte del Triásico y Jurásico, todos los continentes actuales formaban Pangea, el supercontinente que comenzó a romperse en masas de tierra separadas por los océanos en el Cretácico.

La información disponible hasta la fecha no explicaba adecuadamente qué tipo de vínculos tenía la fauna africana durante esa época con otras masas terrestres del hemisferio sur y de Europa, ni cómo habían evolucionado respecto a sus vecinos tras la separación de los continentes.

Tras analizar las características de la estructura ósea del Mansourasaurus shahinae, uno de los pocos dinosaurios del Cretácico hallados en África, los expertos determinaron que este titanosaurio tiene más vínculos con los de Europa y Asia que con los de Sudamérica o el sur del continente africano.

Esto demuestra, asimismo, que hacia el final de su existencia como especie, los “últimos dinosaurios de África no estuvieron completamente aislados, como se había propuesto en el pasado”, sino que algunos “todavía mantuvieron conexiones con Europa”, afirma Gorscak.

Comentarios