Principal

Muere por nosotros

En uno de los viacrucis más dramáticos del puerto, fieles representaron el viacrucis de Jesús
sábado, 31 de marzo de 2018 · 00:00

BENJAMÍN PACHECO/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B. C.

La vía dolorosa de Jesús, desde su condena a muerte hasta la crucifixión, fue representada ayer por fieles de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en uno de los viacrucis más dramáticos y tradicionales del puerto de Ensenada.

El calvario comenzó a las 10:00 horas y concluyó a las 12:30 horas, con más de 100 actores de los grupos Renovación, Pastoral Social, Jóvenes Arcoiris y Adoradores Nocturnos; de ellos, destacó Omar Alejandro Romero Padilla, como Jesucristo, y María Elena Ríos, como María, madre del Señor.

El presbítero Gerardo Govea Pastor encabezó la caminata por las calles y cerros de la colonia Lomitas Indeco, lugares por donde fueron narradas las 14 estaciones bíblicas.

Armando Martínez Tenorio, coordinador de viacrucis, destacó la participación comunitaria, pues cumplieron 18 años de realizar la representación.

“Empezamos el jueves, en la tarde, con el lavado de los pies; la aprehensión de Jesús y ser condenado a muerte por Caifás. Le metemos al calabozo y, el viernes por la mañana, lo sacamos.

“Comenzamos desde el Miércoles de Ceniza, con la Cuaresma. Nos reunimos los coordinadores y planeamos. Los últimos 15 días son de ensayos masivos”, refirió.

Al concluir el recorrido, Omar Alejandro (33 años) compartió que fue la primera vez que le tocó personificar a Jesucristo, rol que implicó todo su esfuerzo.

“Estuvo muy pesada, esperaba un poco menos. A empujones logramos llegar. Me preparé, pero me faltó un poco más. Vamos a salir adelante”, compartió.

VÍA DOLOROSA
Ante cientos de personas y el realismo de calles accidentadas, Jesús fue condenado a muerte y obligado a cargar su cruz.

Mientras era insultado y azotado por los soldados romanos, cayó en tres ocasiones. En medio de ese drama, vio por última vez a su madre María y recibió ayuda de Simón el Cirineo.

En un momento del trayecto, Verónica limpió su rostro y esto dio forma al paño sangrado en el que quedaron los rasgos de sacrificio del Hijo del Señor.

Durante su trayecto al Gólgota, Jesús consoló a un grupo de mujeres y fue despojado de sus vestiduras; al tiempo que la gente miraba y los soldados reían, el Mesías fue clavado y alzado en la cruz.

Por último, entre rezos, fue descendido y entregado el cuerpo a su madre, para posteriormente ser sepultado.

Comentarios