Principal

Aún resulta confuso el decreto fronterizo

sábado, 2 de marzo de 2019 · 00:00

Benjamín Pacheco/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B.C.

A 60 días de la puesta en vigor del decreto fronterizo, docentes de los tres campus regionales del Sistema Cetys Universidad coincidieron en que resulta “confuso” al contar con “implicaciones fiscales profundas”.

Lo refirieron mediante un comunicado ante la medida tomada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, de reducir el IVA en la franja fronteriza a partir del 1 de enero, anuncio que generó alta expectativa en la región, según puntualizaron.

La maestra Rosa Sumaya Tostado, coordinadora de la Licenciatura de Contador Público Internacional (CPI) en Campus Tijuana, precisó que el carácter de la medida no es una reducción como tal, sino un crédito fiscal.

“Este es equivalente a la tercera parte del impuesto sobre la renta causado en el ejercicio o en los pagos provisionales, contra el impuesto sobre la renta causado en el mismo ejercicio fiscal y en un crédito equivalente al 50 por ciento de la tasa del impuesto al valor agregado prevista en el artículo 1° de la Ley del Impuesto al Valor Agregado”, detalló.

El maestro Enrique Luna, coordinador del CPI en el Campus Mexicali, señaló por su parte que lo anterior implica una serie de condiciones que deben cumplir los establecimientos para ser elegibles en esta prerrogativa.

Algunas de ellas son tener un domicilio en la zona fronteriza con una antigüedad de mínimo 18 meses, generar al menos el 90 por ciento de los ingresos en la región, tener activado el buzón tributario y no caer dentro de los supuestos del Art. 69-B ni del 69-B bis del Código Fiscal de la Federación.

Los expertos recordaron que dichos supuestos establecen disposiciones acerca de los contribuyentes que emitan comprobantes por servicios sin contar con la capacidad de prestarlos, además de otros supuestos en que la autoridad presumirá la transferencia indebida de pérdidas fiscales.

Asimismo, establece la obligación del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de crear un padrón con los contribuyentes infractores y de notificar de su presunción en un lapso menor a 15 días.

De acuerdo con las declaraciones de los integrantes del Colegio de Contadores de Mexicali, a febrero de 2019 tan sólo el 5 por ciento de todos los negocios pudieron acceder al decreto del estímulo fiscal.

Esto ha provocado que los efectos no sean tan perceptibles en contraste con el alza del 11 al 16 por ciento ocurrida en 2013, donde todos los negocios ajustaron el IVA de manera generalizada

Sumaya Tostado agregó que no todos los puntos son en contra de la intención del decreto, pues ve con optimismo la medida.

“Representa un esfuerzo del gobierno federal para dinamizar una economía que ha sido muy afectada por problemas de carácter económico, político y social”, comentó, además de exhortar a no calificarla como “buena” o “mala”, a consecuencia de su reciente implementación y la falta de resultados suficientes para categorizarla.

Muchos obstáculos
Luna consideró que el decreto coloca demasiados obstáculos para su implementación completa y que ello se traduzca en un beneficio al consumidor final.

“Existen establecimientos que han comenzado a facturar al 8 por ciento, más mantienen sus precios iguales o estos han aumentado en relación con el ejercicio pasado, lo cual se ve reflejado en las utilidades en vez de beneficiar a la comunidad”, indicó.

Por último, el maestro Jaime Edwards, coordinador de la Incubadora de Negocios de Alto Impacto en el Campus Internacional Ensenada, coincidió que -en términos generales- la medida ha ocasionado mucha confusión en comerciantes y consumidores.

“En primer lugar se realizó en forma de decreto presidencial por la imposibilidad inmediata de realizar una reforma definitiva a la ley de impuestos, lo que crea dos problemas: el primero, continúa inhibiendo la inversión, pues al ser un decreto y no una ley, este puede ser derogado en cualquier momento.

“En segundo lugar, se plantea como una alternativa opcional para aquellos comerciantes que decidan apegarse al estímulo fiscal, presentar su solicitud por escrito ante el SAT y entonces realizar la reducción de los precios al consumidor como una ‘estrategia’ que les permita posicionarse competitivamente en el mercado”, concluyó.

En el contexto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público decidió prorrogar el plazo tres meses más para las empresas que deseen gozar del estímulo y no se han inscrito pueden hacerlo, mientras que el lapso para obtener el apoyo de la disminución del ISR al 20 por ciento cerrará el 31 de marzo del presente año.

Comentarios