Principal

Analizan impacto climático en vides

La falta de agua en la zona vitivinícola ha reducido la producción de vino; sin embargo, ha repuntado la calidad de los caldos
miércoles, 20 de marzo de 2019 · 00:00

Nicté Madrigal/EL VIGÍA
nmadrigal@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Investigadores trabajan en la medición sobre el impacto del calentamiento global, a nivel local, en las plantaciones de vid.

Jesús Salvador Carvajal, presidente de la Academia de Viticultura y Enología de la Escuela de Enología y Gastronomía de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), indicó que se han tenido tres años atípicos, con golpes de calor, sobre todo en la época de producción plena del llenado del racimo de uva. Esto, dijo, ha generado pérdidas considerables en un solo día.

“El factor que nos está afectando es el de evapotranspiración. No tenemos suficiente agua y estamos regando con un 60 ó 70 por ciento de lo que la planta requiere para producir. Con entre 7 mil 500 y 8 mil metros cúbicos para regar una planta, se obtiene un promedio de 4 y 5 toneladas de uva, cuando hace 30 años se levantaban 25 toneladas”, refirió.

El también coordinador del grupo interdisciplinario Vitis observó que, aunque se redujo el rendimiento, están viendo beneficios en lo que respecta a la calidad y esto ha contribuido al posicionamiento de los vinos mexicanos.

Ante la situación, se dijo optimista de que se consolide el plan de aguas de reuso, o bien, se opte por la desalinización de agua de mar.

“Tenemos un área de oportunidad del 70 por ciento de producción para satisfacer la demanda nacional”, acortó.

FALTA INFRAESTRUCTURA DE CAPTACIÓN PLUVIAL
Ruiz Carvajal declaró que, tras una sequía de 20 años, este periodo de precipitaciones alcanzó los 280 milímetros en el valle y 200 en zona costa, lo que se traduce en una recarga de acuíferos muy lenta.

Explicó que esto ocurre porque se trata de lluvias torrenciales; el 90 por ciento del agua se va al mar por la pendiente que tenemos en las Sierra de Juárez y en la Sierra de San Pedro Mártir.

“El agua no se retiene porque carecemos de infraestructura hidroagrícola, pero se traduce en una recarga de acuíferos en alrededor del 10 por ciento”, apuntó.
 

Comentarios