Principal

Mujer de ideas largas

La lucha del género femenino, a través de la historia, debe llevarnos a la reflexión y acción porque se alcancen los mismos derechos a la educación, trabajo, política, trato social y reproductivo
sábado, 9 de marzo de 2019 · 00:00

Estefania Ibañez/EL VIGÍA
ibanez@elvigia.net | Ensenada, B. C.

El Día Internacional de la Mujer nació socialista. El cierre del siglo 19 y la manifestación de mujeres trabajadoras de Nueva York, Estados Unidos, fue el inicio para exigir que en el mundo se lleve a cabo la equidad de género; que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos educativos, reproductivos, laborales, políticos y sociales.

A más de 100 años y a pesar de que han surgido importantes cambios, no se puede ignorar que en Baja California todavía no se llevan a cabo muchas de esas prácticas para lograr la equidad de género.

La capital del Estado, Mexicali, no cuenta con un Instituto Municipal de la Mujer; contradictorio resulta que la presidenta del DIF, Brenda Ruacho de Vega, en noviembre del 2018 haya promovido el lanzamiento de la aplicación electrónica para teléfonos inteligentes y tabletas “Hablemos por ellas”, con el objetivo de erradicar la violencia hacia la mujer.

En febrero de este año, medios de la región y el Observatorio Electoral Ciudadano por Baja California (Oecbc), informaron que la mexicalense Fernanda Flores, la única mujer que cumplió con los requisitos para ser candidata independiente para la elección a diputada local en Baja California, sufrió violencia de género, en la recolección de firmas de apoyo ciudadano.

Instruirse es la clave
México es el país con más feminicidios en Latinoamérica, ubicado arriba de Honduras y Brasil; tiene el primer lugar en embarazo infantil en el mundo: 30 niñas que oscilan entre los 10 y 14 años tienen un bebé al día en México.

Las razones son obvias. No hay nada que celebrar sino reflexionar cuando en pleno siglo 21 todavía en el país persiste la violencia desde que una mujer vive su niñez.

Parece que mientras más crece una mujer, más violencia debe recibir, desde soportar educación machista en casa, acoso callejero, ser dañada física y psicológicamente, amenazada o en algunos casos hasta privada de su libertad; ser parte no sólo como víctima sino victimaria activa en la cultura patriarcal.

Pero, ¿cómo podemos caminar hacia una comunidad equitativa? Podríamos tener muchas respuestas de profesionales, pero podemos empezar con instruirnos acerca del tema, saber que la equidad de género es “la imparcialidad en el trato que reciben mujeres y hombres de acuerdo a sus necesidades respectivas, ya sea con un trato igualitario o con uno diferenciado pero que se considera equivalente a lo que se refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades”.

Empoderamiento en Ensenada
En Ensenada el Instituto Municipal de la Mujer brinda diversos servicios para informar y capacitar a las mujeres. La directora Patricia Reyes Hernández, destacó que en el 2018 brindaron apoyo a más de 900 personas, incluidas niños y jóvenes.

“Les damos atención jurídica temas de violencia familiar, pensión alimenticia, incumplimiento de obligaciones familiares, custodia de menores, patrias potestades, divorcios, concubinato, delitos sexuales, derechos laborales a mujeres embarazadas. Este tipo de asesorías les permiten entender sus derechos y les permiten la ruta”, explicó.

La coordinadora explicó que los principales temas que buscan solucionar las mujeres ensenadenses son los de depresión, problemas económicos, violencia y perdida de pareja.

“La atención psicológica que brindamos es para que la mujeres recuperen su confianza y autoestima, pero también el apoyo es para los hijos y otros familiares afectados”, compartió.

A través de charlas o cursos, el instituto brinda información de prevención a mujeres y jóvenes, debido a que es una forma.

“Visitamos escuelas para hablar de la prevención de violencia y del matrimonio. Hablamos con jóvenes que han vivido el acoso, para apoyar.

“Trabajamos con diferentes instituciones académicas y empresas, estamos por firmar un convenio con la cadena Oxxo, para que los establecimientos sean puntos naranja y las mujeres que se encuentren inseguras o violentadas, puedan acudir a esos lugares. Consideramos que los colaboradores tendrán capacitación”, subrayó Reyes Hernández.

La brecha enorme
La misma historia nos muestra cómo varios movimientos sociales internacionales fueron promovidos y apoyados por las mujeres. En México, la lucha independentista prendió mecha gracias a la organización femenina. En el movimiento armado de un siglo después el apoyo femenino también fue determinante.

El derecho al voto a la mujer en Gran Bretaña se obtuvo gracias a la persistencia de un grupo de féminas encabezadas por Emmeline Pankhurst, en 1918, aunque Nueva Zelanda fue el primer país en el mundo que concedió el voto femenino sin restricciones en 1893.

En 1955, la afroamericana Rosa Parks desató el movimiento antirracial en Estados Unidos.

La mujer. Sí, esa misma que es objeto de burla por su insistencia, su necedad, que no suelta un tema hasta que lo considera desahogado en su totalidad.

Ella misma que sabe cómo organizar tandas, fiestas, ventas de lo inimaginable, platillos sublimes, viajes todo pagado, incluyendo mascotas. Que guarda de todo un poco, para cuando se tenga alguna necesidad, ella sigue pidiendo el respeto a su persona, a su valor, sus creencias, sus palabras, su voz.

Pero mientras que se continúe con la equivocada idea de que el 8 de marzo es para celebrar a las reinas con flores, chocolates y menús de cuatro tiempos, la brecha entre lo que se exige y se hace, seguirá siendo enorme.

*Con información de Agencia Reforma y http://afly.co/1qz.
 

Galería de fotos

Comentarios