Principal

Ven necesidad de empoderamiento

El machismo siempre ha estado presente en la historia de la humanidad, por eso la mujer lucha constantemente para alcanzar la igualdad de oportunidades
sábado, 9 de marzo de 2019 · 00:00

Benjamín Pacheco/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Con mensajes centrados en buscar la independencia y el conocimiento, la existencia de un área de oportunidad importante para la participación en la esfera pública y sensibilizar a la sociedad para alcanzar la igualdad de oportunidades, fue realizado el Conversatorio “Empoderamiento femenino en la construcción de la comunidad”.

La actividad, impulsada por el ICBC y el Centro Cultural Santo Tomás, en el Salón Casino del Centro Social, Cívico y Cultural Riviera, donde acudieron las doctoras Mónica Blanco Cárdenas y Sheila Delhumeau Rivera, así como la licenciada en Administración Pública y Ciencias Políticas Norma Lamadrid Soto, con la moderación de la socióloga Ivonne Pavía López.

Blanco Cárdenas, del Instituto de Estudios Avanzados de Baja California (Ideabc), citó misoginia en filósofos como Aristóteles y Platón, quienes creían que “el macho era superior a la hembra” y que “las mujeres eran más débiles”, ideas que permearon socialmente durante miles de años.

La investigadora refirió los casos de mujeres que revolucionaron la ciencia sin recibir reconocimiento por los hombres con los que trabajaron, además de incluso negarles el Nobel, además de una asesinada por lapidación.

Algunas de ellas fueron Lise Meitner (fisión nuclear. Excluida del Nobel de Química en 1944); Hipatia de Alejandría (filósofa, matemática y astrónoma. Asesinada por fanáticos cristianos); Cecilia Payne Gaposchkin (escritora de la tesis más brillante de astrofísica en su tiempo, aunque la obligaron a decir que estaban mal sus resultados) y Emmy Noether (Produjo un teorema que ayuda a comprender la física más compleja del siglo pasado, pero no le dieron un puesto digno universitario por ser mujer).

Embarazo adolescente
Blanco Cárdenas refirió estadísticas como el hecho de que México ocupa el primer lugar en embarazo adolescente; 24.4 por ciento de la mujeres son pobres; tienen menos del 10 por ciento de los puestos en consejos de administración y menos del 30 por ciento dentro de la comunidad científica.

Por último, consideró que se puede alcanzar el empoderamiento femenino mediante la independencia más conocimiento; pasión por aprender y conseguir metas; emprender retos y desafíos desde pequeñas; intentar cosas por una misma; aceptar los errores y fracasos como parte del aprendizaje; y compartir los frutos de los logros de la comunidad.

Norma Lamadrid Soto, emprendedora social, ex funcionario municipal y estatal, así como directora del proyecto “Ensenada Vino y me Robó el Corazón”, refirió cifras actuales sobre la participación de la mujer en los gobiernos locales y cómo repercuten en la sociedad.

“En realidad, las mujeres tenemos una participación mínima en un tema antiguo del gobierno municipal… hubo una cifra que me impresionó en la promotoría social: tenemos una participación de 500 mujeres y, dentro de sus facultades, tienen el promover los programas del gobierno en beneficio de la comunidad y recoger muchas impresiones de las colonias y diferentes sectores.

“Para después llevarlos al gobierno y proponer ciertos programas sociales. Estamos hablando que de 500, 500 son mujeres”, señaló.

En contraste, según los datos expuestos, en puestos de mayor jerarquía se nota una disminución de la participación: son 6 delegadas de 22 en total del Ayuntamiento; 3 regidoras de 13; y 17 funcionarias de 41 en otras áreas.

“Las cifras son muy disparadas. No se relacionan unas con otras y eso resulta un poco alarmante porque, tal vez, la participación de la mujer en política se da por falta de conocimiento por parte de alguno de las personas que ya estamos trabajando activamente en otros sectores y no nos involucramos con estas mujeres que sí están participando...

“Lejos de centrarme en el padecer que vivimos por la falta de participación de la mujer, creo que existe a nivel local un área de oportunidad super rica. Hay mucho por hacer… les quisiera compartir mis deseos para Ensenada y es, precisamente, crear la plataforma multidisciplinaria para diagnosticar necesidades, compartir ideas, vincular proyectos que apoyen una visión colaborativa de nuestra ciudad. (Que pase de una exposición) y que pueda trascender en mesas de trabajo y en la firma de un comunicado conjunto que después se puede presentar con instancias de gobierno”, analizó Lamadrid Soto.

Lucha constante
Sheila Delhumeau Rivera, profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) desde 2004, recordó que las mujeres se enfrentan a una lucha cotidiana de reafirmarse como “no solamente un accesorio” o alguien “que llegó para cubrir una cuota”.

“Sino a demostrar su capacidad día a día, lo que no tienen necesidad de hacer muchos compañeros hombres”, señaló.

La también socióloga abundó sobre el término de “empoderamiento femenino”, debido a que se ha vuelto de la vida cotidiana desde hace 20 años en las políticas públicas, aproximadamente, pero usado en forma “indistinta” o “bastante superficial”.

Para esto utilizó parte de una investigación de la ahora socióloga Karla Pedrín, en la que cita a la geógrafa británica Jo Rowlands: “Empoderamiento femenino: el proceso en que las mujeres transitan de un estado de desigualdad a la igualdad de oportunidades ante los hombres, con plena conciencia y autonomía de decisión”.

Delhumeau Rivera explicó que “no es algo acabado, ni es una meta final” que se alcance con una graduación o haber conseguido un trabajo deseado.

“Es un proceso evolutivo de crecimiento. Es individual y de las mujeres o de los grupos vulnerables. Es ese tránsito que hace una mujer de manera consciente, informándose, con conocimiento, aprendiendo cosas fuera de la escuela y su rol”, agregó.
 

Galería de fotos

Comentarios