Principal

Provocan retrasos en acueducto de agua tratada por desacuerdos

lunes, 8 de abril de 2019 · 00:00

Nicté Madrigal/EL VIGÍA
nmadrigal@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Discrepancias en lo que se concursó y los planteamientos actuales, ha retrasado la firma del contrato con la empresa israelí Odis Asversa, para dotar de agua de reuso al Valle de Guadalupe.

El enólogo Hugo D’Acosta consideró que “una cosa es lo que se concursó y otra lo que se está ofreciendo”, sobre todo en lo que respecta al trazo y al costo que va de los 18 y 20 pesos.

Al mismo tiempo Fernando Pérez Castro, presidente de Provino, declaró que lo que actualmente ocurre tiene que ver con las implicaciones de un proyecto tan grande frente a la relevancia del Valle de Guadalupe.

“No es un tema menor y lo hemos asumido con toda la responsabilidad tanto por los beneficios que puede traer, pero también por los prejuicios que podría implicar si no trabajamos en bloque y con parámetros muy claros de requerimiento”, expuso.

Sostuvo que el sector está unido en lo que respecta a la calidad del agua.

“Hay negociaciones que no se resuelven de un día para otro, hay negociaciones donde hay propuestas y contrapropuestas, lo cual es absolutamente normal”, abundó.

Hay disposición
Pérez Castro estimó que “hay buena disposición por parte de la compañía y por parte del Gobierno del Estado como intermediarios. En las mesas de negociaciones el trato ha sido cordial y civilizado para que el acuerdo sea tal cual se requiere, o algo muy cercano a lo que necesitamos”.

Destacó que, el traer agua al Valle de Guadalupe, blinda una de las grandes luchas que han tenido productores como Hugo D’Acosta y Camilo Magoni, es decir, que la zona se primordialmente agrícola.

Insistió en las coincidencias en temas de calidad, pero en lo que se refiere a costos, hay propuestas y contrapropuestas

“Por parte del sector no quedará. Llegamos a un punto donde hay un consenso generalizado en cuanto a la viabilidad”, advirtió.

Pérez Castro, descartó plan B, “sería terminar como estamos con el riesgo preocupante de que todo vaya más hacia lo inmobiliario y no a lo agrícola.

“Pero no se puede perder de vista que, de lograrse, es un gran paradigma para el país, al contar con agua para construir al valle como una región enoturística autosustentable”.

 

Comentarios