Principal

Debe apostar el país a la ciencia aplicada

miércoles, 15 de mayo de 2019 · 00:00

Nicté Madrigal/EL VIGÍA
nmadrigal@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Luego de que se realizara “Marcha por la ciencia”, para exigir un aumento al presupuesto de ciencia y tecnología equivalente al 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), el doctor Max Matus consideró que “se debe apostar por una ciencia básica y ciencia aplicada que responda a las necesidades de la ciudadanía”.

El catedrático Conacyt, adscrito al Departamento de Estudios Sociales del Colegio de la Frontera Norte (Colef), expuso que la ciencia de un país se ve influida por la política y los objetivos se orientan de acuerdo a la política pública.

Es decir, qué temas se privilegian o cuáles son los que obtienen más recursos para llevar a cabo su investigación.

“Coincido con la necesidad de generar una ciencia más cercana a la gente, que responda a los problemas de la sociedad (adicciones, violencia, feminicidios, etcétera)”.

Sin embargo, agregó, “eso no significa dejar de lado una ciencia básica profunda, que nos ayude a avanzar la frontera del conocimiento en temas específicos. Independientemente si éstos coinciden con nuestra forma de ver el mundo o no”, puntualizó.

Impacto negativo
El especialista en Ciencias Sociales y Desarrollo Regional, consideró que Plan Nacional de Desarrollo presentado por el Gobierno federal, impacta la forma en la que se hace ciencia en México.

Reiteró que se debe apostar por una ciencia básica y una ciencia aplicada que responda a las necesidades de la ciudadanía.

El doctor Matus propuso poner atención en los modelos de laboratorios vivientes y laboratorios ciudadanos que se están desarrollando con éxito en diferentes partes del mundo.

De esta manera, observó, promueve la participación de la ciudadanía en la producción del conocimiento científico aplicado que resuelva problemáticas sociales.

 

Comentarios