Principal

Cuide alimentación en las fiestas patrias

Estas fechas festivas la persona “rompe” la dieta y come antojitos altos en carbohidratos y grasa en grandes proporciones, lo que provoca ganar peso y enfermedades gástricas
miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 00:00

Redacción/EL VIGÍA
Ensenada, B. C.

Con el fin de orientar a la comunidad en materia de alimentación saludable durante las fiestas patrias, Universidad Xochicalco presenta esta entrevista con el director de la Facultad de Nutrición, Martín Bórquez Chy Yong, quien nos explica la importancia de cuidar las cantidades de comida.
“Cuando se trata de alimentación, normalmente relacionamos las festividades con aumento de peso, platillos altos en carbohidratos, grasas, o porciones inmensas. También es muy común relacionar cocinas y gastronomías tan ricas y densas como la mexicana con el exceso de peso. Sin embargo, si iniciamos desde el punto donde lo más importante es controlar el peso, tener un estilo de vida saludable, y tener energía todo el día, el control de las porciones es fundamental.
“Pero, ¿y el menudo?, ¿el pozole?, ¿los tamales? Al final del día, la clave es el control de las porciones, y si el consumo de alguno de estos alimentos o algún otro con toda la esencia mexicana se adapta a tus necesidades, no titubees en consumirlo. Comer es un placer, y la vida tiene un mayor sentido cuando se disfruta, pero con moderación”, señala.

Las consecuencias
Generalmente se piensa que la comida mexicana es pesada, sin embargo, el maestro Bórquez aclara esta idea común: “no satanicemos a la comida mexicana como la culpable de los problemas de salud, ya que el exceso de comida italiana, francesa, estadounidense, vegana o de cualquier índole también puede traer alteraciones a la salud siempre que se consuma en exceso.
“Sin embargo, al ser la cocina mexicana rica en alimentos altos en carbohidratos, como maíz, arroz, frijol o trigo; alta en grasas como la crema, aceite, chorizo e incluso, elevada en porciones, persisten síntomas debido al descontrol de porciones. 

Algunas complicaciones 
Dispepsia o indigestión: caracterizada por pesadez, distensión abdominal y náuseas, esta manifestación se origina con el consumo elevado especialmente de grasas o el exceso en porciones. El estómago, el órgano encargado de reservar el alimento para digerirlo y liberarlo poco a poco al intestino delgado, tiene una característica muy peculiar: es elástico, se estira. Sin embargo, sólo tiene la capacitad para albergar cierta cantidad de alimento y el exceder su capacidad de almacenamiento y de digestión provoca este problema, a veces acompañado de reflujo, regurgitaciones y vómito.
Somnolencia postprandial, mejor conocida como ‘mal del puerco’: ¿cuántas veces no hemos sentido que nos da sueño después de comer algo muy copioso? Y no sólo son las porciones, sino especialmente los carbohidratos. Por lo que el controlar su consumo siempre es una muy buena opción antes de caer rendidos y dormidos después de comer.
Enfermedades crónicas no transmisibles: somos el primer lugar a nivel mundial en prevalencia de sobrepeso y obesidad, e incluso de 2 a 3 adultos presentan diabetes e hipertensión en México. El consumo de calorías, azúcares, grasas, y sal, son las razones de estas enfermedades”, explicó.


Como experto en nutrición las recomendaciones del maestro Bórquez para comer en estas fechas son las siguientes: Controlar las porciones ,consumir alimentos después de hacer ejercicio: existe una menor posibilidad de que al consumir alimentos posterior al ejercicio –trotar, ir al gimnasio, o ejercitarse en casa–, se conviertan en grasa, ya que pueden ser utilizados como energía, como forma de aumentar el crecimiento muscular, o almacenarse como glucógeno.
Eliminar alimentos con carbohidratos durante el día para cuando se consuman antojitos mexicanos –que probablemente será en altas cantidades–, no sea tan perjudicial, consumir alimentos hasta sentirte saciado, y no lleno. En una escala del 1 al 10, comer hasta un nivel ocho siempre es eficaz para evitar sobrepasarse.
Acompañar los alimentos con bebidas sin azúcar. Cambiar el refresco de cola, agua de fruta, y bebidas azucaradas, por versiones sin azúcar o light y evitar consumir bebidas alcohólicas.
No hay nada mejor que después de los festejos seguir con una dieta balanceada y equilibrada. En caso de estar en algún régimen, consultar a su nutriólogo. 

 
Platillo        Equivalencia
Dos enchiladas de pollo con salsa roja, un vaso de refresco de cola    Tres piezas de pollo frito
Un plato grande de menudo con pan    Dos bolsas grandes de chicharrones    
Un plato de pozole con un vaso de agua de horchata    Un combo de hamburguesa con papas y refresco mediano.
Seis botes de cerveza con totopos    Un ‘blizzard’ mediano de Oreo
Un vaso de coctel de elote con crema    Dos rebanadas pequeñas de pastel de tres leches

 

 

 

Comentarios