Principal

Pleitos familiares por Covid

El nuevo coronavirus ha traído otras crisis: los conflictos familiares, desde pequeños roces hasta fuertes discusiones que han llevado a la separación de parejas han detectado psicólogos consultados
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:00

Teresa Martínez/AGENCIA REFORMA
Monterrey, N. L.

Luego del estrés que sufrió por tener un familiar con Covid-19, Marcela aprovechó la reapertura de los casinos para distraerse. Sin embargo, su paseo provocó el enojo de sus hermanos y le prohibieron tener contacto con la familia, pues ellos salen solo a lo indispensable.

Cristina, de 63 años, compartía en redes sociales teorías conspiracionales sobre la pandemia. Su hermano, de 66, quien cumple con una cuarentena estricta, le reclamó por su irresponsabilidad, al grado de que llevan dos meses sin hablarse.

El nuevo coronavirus ha traído otras crisis: los conflictos familiares.

Desde pequeños roces hasta fuertes discusiones que han llevado a la separación de parejas han detectado psicólogos consultados.

En su consulta privada, el psicólogo Carlos Llanes ha observado que con la reactivación económica se ha acentuado, por ejemplo, el dilema de seguir la cuarentena o salir a lugares públicos.

Aunque apenas reabrieron sitios como quintas, cines, salones de eventos y se amplió el horario de los restaurantes, el experto señala que las discusiones familiares sobre si seguir o no la cuarentena tienen al menos dos meses.

“El familiar o la pareja (está) desesperada por salir, por encontrar más recreación. Vienen los reclamos, las reprimendas y la otra persona se siente doblemente vulnerable, angustiada por la situación”, expresa Llanes.

“Se ha acentuado más este conflicto familiar entre los que salen y los que no, (y) desde el inicio con la pandemia entre los que creían y los que no”.

Fuera de casa
Rosa Nelly Pérez es psicóloga de Acuerdos de Familia, asociación que se dedica a ser mediador en núcleos familiares que atraviesan conflictos y procesos legales.

Entre los casos que atiende, ocho familias han añadido problemas nuevos a los ya existentes. El detonador es que uno de los miembros quiere socializar y el resto está en contra por temor al contagio.

Estas discusiones han ocurrido entre el inicio de la pandemia y la primera reactivación en el Estado de negocios como tiendas y restaurantes.

Por ejemplo, un joven de 20 años quería reunirse con sus amigos en plena contingencia, aunque uno de sus hermanos menores está en el grupo vulnerable a complicaciones en caso de contagio porque tiene un padecimiento crónico.

Al final, el chico se fue a vivir con sus amigos.
También es frecuente que el papá quiera salir a socializar con los amigos prometiendo seguir medidas, como lavar la ropa o quitarse los zapatos al regresar a casa, pero la mamá está preocupada por que eso implica comprometer la salud de la familia.

En otro de los casos, comparte la psicóloga, al salir de viaje con sus amigos, uno de los papás no fue recibido en su hogar al regresar a la Ciudad. La condición para volver fue realizarse la prueba y estar en cuarentena 15 días.

“Quien guardó más la distancia era la mujer, el hombre salía a trabajar o tenía convivencia con amigos y eso era motivo de discusión en las parejas jóvenes que no tenían hijos”, indica Pérez.

“En familias con hijos no eran conflictos, eran problemas más graves; algunas parejas se separaron”.

Discusiones profundas
En su consultorio, la psicóloga Martha Patricia Zavala ha atendido conflictos cuyo común denominador es que se enfrentan entre si seguir o no una disciplina y una rutina de responsabilidades ante un panorama que consideran incierto.

El contexto puede ser la escuela, los hábitos alimenticios, el horario de sueño.

“Muchos papás les dicen a sus hijos: ‘duérmete temprano’, y los hijos responden ‘¿para qué?, estamos en una pandemia, no sabemos si vamos a sobrevivir’”, ejemplifica la psicóloga.

“Empiezan como una discusión de lo cotidiano, pero terminan siendo una reflexión profunda sobre cuál es el sentido de la vida. Realmente están profundamente agobiados por la pandemia”.

¿Cómo lidiar con las diferencias familiares?
“Reconocer que estamos en una situación extraordinaria, animar a las personas a hablar de cómo se sienten, ser comprensivas con todos, que estamos en una situación que nos compete a todos”, aconseja Zavala.

“Disminuir las exigencias hacia nosotros mismos, necesitamos procesar lo que estamos viviendo y eso consume mucha energía, no paralizarnos, hay que estar en movimiento, pero no acelerado. Entender que la vida sigue y debemos hacer cosas”.
 


Ante todo, calma
- Ante la reapertura, negociar entre la pareja si salir y bajo qué condiciones, por ejemplo, extremando medidas de prevención y evitando aglomeraciones para que ambos se sientan cómodos.

- Reconocer que se vive una situación extraordinaria.

- Animar a hablar de los sentimientos.

- Tener empatía con todas las personas.

- Mantenerse activos, sin exigirse demasiado.
 

Galería de fotos

Comentarios