Principal

CARTA AL LECTOR

jueves, 2 de diciembre de 2021 · 00:47

Licenciado Armando Ayala Robles
Presidente municipal de Ensenada


Presente


Mi esposa, mis hijos y yo, nacimos en la CDMX y radicamos en Ensenada desde 1986, y desde luego vemos a nuestro nuevo lugar de residencia como lo que a nuestros ojos, que nacimos en la jungla de asfalto, como lo que es: un paraíso, y nos abocamos de inmediato a sumarnos a las personas que luchan por preservarlo. De tal modo que somos críticos sanos y entendemos que la crítica de buena fe da salidas, soluciones, alternativas. Nos hemos sumado a las numerosas personas que se han manifestado en contra de la celebración de las carreras de autos fuera de camino, por la destrucción y los daños que causan a la naturaleza, en muchas ocasiones, irreversibles, a cambio de un puñado de dólares que se quedan entre hoteleros, restauranteros y pequeños comerciantes. Bien, no se nos escapa que en estos negocios trabajan muchas personas que llevan dinero a su casa con su honesto trabajo; entonces no deben prohibirse, todo lo contrario, incrementarlas; de donde deben seguir (las carreras) pero sobre la carretera y cobrar por parte del Municipio una cuota a todos los participantes a fin de que con ese dinero se mantenga la carretera sin baches.

Pero después de esta larga introducción, paso a dar respetuosamente una idea: en mi juventud se celebraba la Vuelta Ciclista, cuya ruta englobaba varios estados del Bajío y duraba una semana, o más.

Sugiero la creación de la Vuelta Ciclista de Baja California, así como suena, nada de Baja, como ya se está volviendo una mala costumbre. Con las etapas que los especialistas definirán en su caso y quizá sea de ida y vuelta, saliendo y regresando a Ensenada. Desde luego poco a poco se irá mejorando, bajo la inteligencia de que la gente del dinero debe invertir para ello. De entrada sugiero que para atraer equipos de Europa y de Sudamérica, habrá que ofrecer suculentos premios en metálico. Según entiendo cada equipo consta de 6 ciclistas y reservas, sus entrenadores, mecánicos, etcétera. Algunos traen sus médicos y sumen que muchos vienen acompañados de su esposa, hijos y familiares. Esto, sin dañar a la naturaleza, será un éxito si se forman comisiones para organizar todos los detalles y para dar la suficiente publicidad a nivel mundial y recibiremos con una sonrisa (obligatoria) a todos nuestros visitantes, incluso quienes no tengamos ganancias de todo esto.

Desde luego la derrama causará impuestos que serán utilizados para mejorar nuestra ciudad, y para que todos los participantes extranjeros regresen.

Maestro José Carrillo Cedillo

jcarrillocedillo@hotmail.com 



 

Comentarios