Principal

Recuerdan a Alán Gorosave como un talento declamador

jueves, 2 de diciembre de 2021 · 01:04

Benjamín Pacheco/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Alán Gorosave, artista considerado ícono peninsular y cuyo talento como declamador lo llevaron a recorrer México, Sudamérica e incluso Europa, fue motivo de un homenaje en el Centro Estatal de las Artes (Ceart) Ensenada, con motivo de su 45 aniversario luctuoso.

Los detalles de los éxitos, aportaciones y semblanza de quien en vida llevara el nombre de José Gorosava Osuna, estuvieron a cargo de los panelistas Rael Salvador, Adalberto Pérez Meillón y Enrique Velasco, tras la presentación de Octavio Gutiérrez García, recién nombrado director del Ceart Ensenada.

Durante su participación, Rael Salvador destacó que Gorosave (1917-1976) era “un gran declamador que le daba alas a las palabras”, además de “leyenda entre lo más granado del espectáculo de la palabra dicha, de la palabra viva”.

En su lectura, destacó que el nacido en Mulegé, Baja California Sur, fue reconocido -y querido- en Ensenada, Tijuana y Mexicali, donde hacía eco y embellecía recitales, mediante la poesía, de “todas las afinidades de lo humano y lo divino, lo natural y lo metafísico”.

El poeta y ensayista también recordó que Jesús López Gastélum, Adrián Ojeda y Luis Pavía tenían una famosa costumbre que perduró durante dos décadas, como forma de celebrar a Alán Gorosave.

“Durante veinte años ininterrumpidos realizaron un ritual que es todo un poema: un brindis por el amigo Alán, en el momento preciso de cruzar el Paralelo 28, que divide las dos entidades peninsulares, cuando cada noviembre viajaban para estar presentes en las Fiestas de Mulegé”, expresó Rael Salvador.

“Voz de trueno”
El maestro Adalberto Pérez Meillón, en su participación, resaltó que el declamador era “dueño de una voz de trueno”, por su gran volumen, además de un pleno desenvolvimiento en el escenario.

“El declamador es un actor, se presenta con un atuendo. Alán Gorosave era de una vestimenta impecable. Esa calidad, ese tipo de declamación, empezó a quedar en desuso”, comentó.

Enrique A. Velasco Santana, tercero en participar en el homenaje, puntualizó que el oriundo de Mulegé es “un ser irrepetible”, pues no existe otra persona que se haya dedicado a declamar por el mundo.

Para esto, destacó las presentaciones porteñas y regionales, además de visitas a la Ciudad de México, Perú, Colombia, Francia y España, al tiempo que compartió detalles personales, como la construcción de una cabaña en La Rumorosa para los retiros de descanso del artista.

Agregó que Alán Gorosave incluso grabó discos de larga duración y solía incluir en su repertorio a escritores locales, además de piezas muy populares como el poema “Tijuana y Yo”, que era muy celebrado en dicha ciudad fronteriza.

 

Comentarios